El misterio de la muerte y la comunión de los santos

La Iglesia conmemora, el día 2 de noviembre, el Día de los Difuntos, en el que, de manera especial, rezamos por todos los fieles difuntos para que puedan vivir junto al Señor la vida eterna. Se trata de una celebración muy arraigada en la tradición de nuestros pueblos, que poco tiene que ver con el simulacro y la pantomima de Haloween, que en estos días, aun en las circunstancias tan particulares que estamos viviendo con la pandemia, arrasa en la cultura dominante. Junto a la conmemoración del Día de Todos los Santos, que vivimos el día anterior, la Iglesia celebra así, con hondura, el misterio de la muerte y la comunión de los santos. Cabe recordar que durante todo el mes se puede rezar por los difuntos, concretando más por las “Animas del Purgatorio”, y ganar Indulgencia Plenaria y aplicarla por quien nos parezca que más la necesita.

Jesús Martínez Madrid

Print Friendly, PDF & Email