Aragón cierra la actividad no esencial a las 20.00 horas y amenaza con un confinamiento total

Los locales están vaciados con las medidas actuales

La trágica evolución del coronavirus ha obligado al Gobierno de Aragón a endurecer las restricciones de la población. La hostelería y el comercio, tanto minorista como grandes almacenes, y las actividades culturales tendrán que cerrar a las 20.00 horas durante todo el mes de noviembre, y desde el Departamento de Sanidad no descartan pedir a Moncloa el confinamiento domiciliario si no frena la curva de contagios.

La consejera de Sanidad, Sira Repollés, ha anunciado este martes estas últimas medidas, haciendo especial hincapié en la importancia de la responsabilidad individual de los ciudadanos. “Es importantísimo restringir las salidas del domicilio a lo estrictamente esencial y necesario, que es acudir al trabajo, a citas médicas, actividades educativas, y restringir al máximo los entornos de ocio que no sean con convivientes. Somos nosotros de forma particular los que tenemos que restringirnos”, ha remarcado.

Junto al cierre de hostelería y comercio a las 20.00 horas, el Ejecutivo también ha anunciado el confinamiento perimetral de las tres provincias, que se suma al ya existente en las tres capitales y en el entorno de la Comunidad, así como el cierre total de gimnasios, casas de apuestas y salones de juego.

Así responde el Gobierno de Aragón a la evolución de la pandemia, reconociendo que la Comunidad está inmersa en una “tercera onda pandémica”, con origen en las “No Fiestas del Pilar” y el ocio de estas fechas, a la que entra con una presión hospitalaria “muy elevada”, con 1.017 enfermos con Covid ingresados y el 50% de las camas UCI ocupadas por estos pacientes. “Están afectados todos los municipios de más de 10.000 habitantes, más de 30 comarcas y la mayor parte de las 123 zonas de salud”, ha detallado la responsable sanitaria del Ejecutivo.

Unos datos “demasiado altos” como para que “el sistema sanitario pueda mantenerlo sin medidas muy restrictivas”, pero ello debe hacerse tratando de “compaginar las medidas drásticas con mantener cierta actividad que permita a algunos sectores proseguir con sus negocios”, afirma Repollés. No obstante, la consejera ha sido bien clara: “Si consideramos que tenemos que restringir todavía más la actividad o nos vemos obligados a solicita run confinamiento domiciliario, lo haremos”.

Aun así, desde el Gobierno confían en que la Comunidad ya haya tocado el “pico” de esta tercera “onda pandémica”, y que ahora vendrán “unos días o semanas de meseta, con unos datos altos y un descenso lento”, siempre y cuando las restricciones tengan su efecto y los ciudadanos reduzcan su movilidad a lo imprescindible. “Aragón se encuentra en riesgo extremo. Una situación crítica que exige la toma de medidas extraordinarias, pero cuyo éxito está en la responsabilidad individual”, ha aseverado Repollés.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies