El derecho a la vida de las personas mayores

El Nuncio Apostólico ante las Naciones Unidas, el Arzobispo Gabriele Caccia, pronunció una maravillosa declaración pro-vida en la Asamblea General de la ONU cuando el organismo internacional adoptó una resolución integral sobre la pandemia de Covid-19.

Estados Unidos e Israel votaron en contra de la resolución, y muchas otras delegaciones hicieron fuertes reservas sobre este y aquel aspecto de la resolución. Estados Unidos citó su oposición al término “salud sexual y reproductiva” entre las razones por las que votó en contra de la resolución, así como el sesgo antiisraelí y su actual disputa con la Organización Mundial de la Salud. La resolución solo tiene elogios para la Organización Mundial de la Salud.

En lugar de criticar al gobierno de los EEUU como la Unión Europea y supuestos aliados como Australia y el Reino Unido, la Santa Sede fue más mesurada en sus comentarios y expresó su solidaridad con las preocupaciones pro-vida de EEUU, agregando una serie de otras preocupaciones pro-vida también, incluida la preocupación por el derecho a la vida de las personas mayores, la gestación subrogada, cuestiones éticas con los ensayos de la vacuna Covid-19, etc.

Curiosamente, ninguna otra delegación de la ONU planteó preocupaciones por el derecho a la vida de las personas mayores durante la pandemia de Covid-19. Es como un secreto muy bien guardado que los ancianos son, al final, desechables. Afortunadamente, la Santa Sede sigue actuando como conciencia de la humanidad.

Jesús D. Mez

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies