Realizada por Víctor Manuel Pérez Martínez

Entrevista a Mª del Carmen Campo Fuertes: «La humanidad sólo puede mejorar con el trabajo callado y diario de los maestros»

Actualmente imparte la materia «Fundamentos de aprendizaje de las matemáticas» en el Grado de Educación Primaria en la Universidad San Jorge. Foto: V. M. Pérez.
Actualmente imparte la materia «Fundamentos de aprendizaje de las matemáticas» en el Grado de Educación Primaria en la Universidad San Jorge. Foto: V. M. Pérez.

Mª DEL CARMEN CAMPO FUERTES (Zaragoza, 1958) lleva más de 40 años asumiendo la actividad docente en EGB, ESO y EP. Obtuvo la Cruz José de Calasanz (2011), del Gobierno de Aragón, por «su contribución a la modernización de la enseñanza». Afirma: «enseñaremos a ser humildes a nuestros alumnos con nuestra humildad, reconociendo cuando nos equivocamos y pidiendo perdón». Obtuvo su diplomatura en Profesorado de EGB en la especialidad de Ciencias (UNIZAR), la licenciatura en Psicopedagogía (UNED), el postgrado en Dirección y Gestión de Centros Docentes (UNIZAR) y actualmente realiza la maestría de Investigación en Ciencias de la Salud (USJ). Como ella señala: «en todos los proyectos que he emprendido he descubierto el valor de ser positiva, realista, humilde, responsable, colaboradora, disciplinada y competente».

“Todos queremos para nuestros hijos maestros ejemplares, personas que les guíen, orienten, corrijan con cariño y nos ayuden a educarles”

 ¿Cuáles fueron los motivos por los cuáles decidió ser profesora?

 No recuerdo haber tenido nunca ninguna duda respecto a mi vocación. Cuando ingresé en el colegio a los 6 años de edad me pidieron que hiciera un dibujo sobre lo que quería ser cuando me hiciese mayor, dibujé una maestra, y siempre lo tuve claro.

Y, ¿una vez que decidió cursar Magisterio lo tenía también claro?

Si reflexiono ahora sobre ello, creo que cuando comencé mis estudios de Magisterio, estaba convencida de que quería formar parte de la escuela, porque veía la cultura como un trampolín para todas las clases sociales, conseguir educación es tener acceso a poder tener opinión personal sobre cualquier cuestión, ser dueña de tus decisiones, tener criterio, vivir una vida intelectual rica en estímulos y poder aprender siempre. Ser maestra, era la vía para formar personas con esperanza de futuro.

“Debemos tener “una mochila” llena de metodologías y recursos pedagógicos y después de estudiar las características de los grupos de alumnos y de cada uno de ellos individualmente”

Usted ha tenido una amplia trayectoria como profesora, ¿cuáles han sido los aprendizajes obtenidos qué destacaría?

 He tenido la suerte de encontrar en mi camino personas de las que aprender, de mis primeras compañeras pude aprender a mirar al niño y a la niña como lo que es en ese momento y en lo que puede llegar a ser con nuestra ayuda, aprender a disciplinarse en el día a día del aula, en la preparación de las clases, en su gestión y la atención personalizada, a relacionarme con las familias de forma profesional, sería y con responsabilidad. Pasados unos años, los procesos de cambio en los sistemas educativos me llevaron a la necesidad de manejar los documentos oficiales, leer diariamente los BOE, las instrucciones educativas y a aplicarlos a la implantación de programas de renovación, innovaciones educativas, cambios de sistemas educativos, formación del profesorado, etc.

Nunca dejó de seguir formándose después de terminar Magisterio.

La formación continua en didáctica de mis áreas de docencia ha sido un hábito que adquirí y que me ha exigido realizar cursos de formación del profesorado, completar una licenciatura en Psicopedagogía y realizar cursos de Postgrado. Nunca he dejado de dar clase y mi interés han sido siempre los alumnos con más dificultades, diseñar los programas adecuados para ellos, facilitar una adecuada atención individualizada dentro del aula, en apoyos individualizados fuera del aula, y desde la gestión en la previsión de sus horarios personales.

“Aprendí a respetar a cada equipo docente, a escuchar y a tener empatía, cada realidad es diferente y exige medidas diversas”

La enseñanza está muy influida por el marco legal y sus cambios. ¿Cuál ha sido su experiencia?

En la implantación de la LOGSE, mi colegio fue centro experimental de la reforma educativa, tuve ocasión de participar como responsable de dicha experimentación, formarme, coordinar el trabajo de mis compañeros y compañeras que junto el resto de los colegios de la provincia, de Aragón y de España anticipamos la implantación del nuevo sistema. Trabajar con profesores de todo tipo de colegios, compartir experiencias en los Centros de profesores, me hizo aprender sobre el valor de ser maestro, de la enseñanza pública, privada o privada concertada, de ser maestra al servicio de la educación de una comunidad.

En el cambio del sistema educativo a la LOMCE, las comunidades autónomas tuvieron competencia para elaborar sus propios currículos, ajustados al de dicha ley, el Gobierno de Aragón decidió crear un grupo de profesores en activo, representantes de todo tipo de centros existentes en Aragón, especialistas en las diferentes materias para proponer el currículo de Aragón. En ese momento se me pidió, junto con otras dos docentes aragonesas, proponer el del área de Matemáticas, en tres meses. El aprendizaje de esa etapa fue extraordinario, hice una profunda reflexión sobre los contenidos, su didáctica, su evaluación a través del diseño criterios de evaluación y estándares, realistas, progresivos en toda la etapa de Educación Primaria y contextualizados.

Además de la enseñanza también ha tenido que asumir responsabilidades de gestión.

Al asumir responsabilidades en la gestión de mi centro educativo, debí formarme en dirección y gestión de centros docentes, simultáneamente a mis primeros años de dicha gestión, aprender a preparar y hacer reuniones eficaces y productivas, a elaborar documentos de gestión educativa, hacer horarios cuando no existían los programas informáticos y después con dichos programas, programaciones de centro, proyecto curricular de centro, proyecto educativo, coordinando el trabajo de equipos y comisiones de compañeros para que dichos documentos fuesen documentos reales, vivos y asumidos por toda la comunidad educativa. La formación para el trabajo en equipo ha sido fundamental y aprender a gestionar los recursos humanos de un gran equipo de profesionales fue un reto.

“Mejorar las condiciones del profesorado en el ámbito de la tecnología en cuanto a competencias y dotación de equipos es algo que resulta necesario para las nuevas necesidades creadas”

Además de la gestión, ¿cómo asumió el rol como evaluadora en los colegios relacionados con la organización para la cual trabajaba?

Se me solicitó realizar una evaluación interna de los 84 colegios de España que formaban la Congregación de las Hnas. Carmelitas a las que pertenecía mi colegio, de nuevo tuve necesidad de formarme en investigación-acción y en lo que es planificar y llevar a cabo dicho proceso de evaluación que duró cuatro años. Durante ese tiempo aprendí a respetar a cada equipo docente, a escuchar y a tener empatía, cada realidad es diferente y exige medidas diversas.

¿Qué nos puede comentar del Programa Escuela 2.0?

Cuando se inició el proceso de introducción de las TIC en los centros, tuve ocasión de coordinar el Programa Escuela 2.0 en mi colegio, preparando los equipos para el alumnado, seleccionando programas, aplicaciones, preparando las infraestructuras de conectividad y formando a otros profesores. Creo que supuso un planteamiento educativo en el que nunca había pensado y que me motivó hacia una ingente cantidad de nuevas posibilidades que aún hoy siguen creciendo.

“El niño aprende de lo que ve y de lo que vive, por lo tanto, la familia y la escuela debe funcionar con esos parámetros”

La pandemia ha puesto en evidencia las fortalezas y debilidades del sistema educativo, a su entender, ¿qué debería mejorarse y cuáles fortalezas deberíamos reforzar?

 En primer lugar, se ha evidenciado nuevamente que la fortaleza de sistema es el profesorado, con sus lagunas formativas (por ejemplo, en competencias digitales) pero con capacidad para asumir cualquier reto sin recursos, sin tiempo y sin formación, y también el valor de tener unas buenas programaciones para ser reajustadas y que permitan continuar este curso donde el alumnado necesite. Mejorar las condiciones del profesorado en el ámbito de la tecnología en cuanto a competencias y dotación de equipos es algo que resulta necesario para las nuevas necesidades creadas.

La necesidad de tiempos de trabajo que recojan, dentro del horario presencial en los colegios, alguna hora para elaborar materiales porque la jornada del maestro no termina al salir de clase, nunca lo ha hecho, pero ahora con más motivo y necesidad de tecnología. Creo que la formación en competencias de gestión emocional del profesorado y la creación de programas para que dicha formación se incluya en el currículo del alumnado se ha puesto en evidencia al tener que afrontar confinamiento, miedo al futuro, inseguridad, etc.

Aunque es difícil dejar a un margen la pandemia y sabiendo que ella pasará, ¿cuáles son a su entender los principales retos de la educación en los próximos años?

 Es necesario seleccionar aprendizajes relevantes y priorizar la educación integral, la formación de la persona, fortaleciendo lo que nos hace seres humanos que pueden vivir en sociedad, construyendo la paz día a día y cuidando la Tierra.  Hay que hacer presentes los valores éticos, la responsabilidad, el valor del trabajo bien hecho y del esfuerzo, la honestidad, el compromiso, la entrega, la dimensión espiritual y no puede ser sólo a nivel teórico, el niño aprende de lo que ve y de lo que vive, por lo tanto, la familia y la escuela debe funcionar con esos parámetros.

También será necesario compatibilizar lo artístico, artesanal y creativo con la tecnología. No se puede depender para todo de los avances tecnológicos, el ser humano tiene capacidades que no debe perder. Hay habilidades que estructuran nuestra mente, aunque no sean las más utilizadas en la vida profesional y deben tener relevancia en la escuela, como la escritura manual, el cálculo mental, la horticultura y jardinería, las reuniones sociales para celebrar, la música, la pintura, el reciclaje, la cocina, … a través de las cuales se puede introducir el contenido curricular y enseñar a vivir.

“La experiencia, formación y saber del docente, nunca debería haberse menospreciado”

Se suele comentar que los profesores, en todos los niveles, han perdido o están perdiendo el reconocimiento social. ¿Cómo lo percibe usted? Si considera que es así, ¿cuáles son las causas?

 Sí, los cambios introducidos en la gestión de las escuelas no han sabido mantener el estatus profesional de los docentes. El hecho de que las familias y la sociedad se impliquen y participen en las decisiones educativas que van a afectar a los niños y niñas nunca debería haber hecho perder “autoridad profesional” a los profesores.

Se confunden algunas cosas, los tiempos escolares, los momentos de convivencia. Son situaciones que debemos compartir familia y escuela, pero no debemos olvidar que la experiencia, formación y saber del docente, nunca debería haberse menospreciado, cuando un niño o niña tiene que aprender, la persona más formada es el docente para enseñarle dimensionando su contexto, atendiendo a sus capacidades o personalidad.

El profesorado ha visto burocratizar su trabajo, no tanto para mejorar los procesos de enseñanza-aprendizaje como para dar herramientas de control sobre su trabajo a padres o instituciones. Si una sociedad no valora lo que la escuela propone como proyecto educativo de los niños y jóvenes, el elemento más débil es el profesorado para comenzar a desprestigiarlo. El empoderamiento del niño, adolescente y joven y la pérdida de referentes adultos válidos en muchas familias, castiga a los docentes que pretenden compensar algunos contravalores sociales consumistas, líquidos y de apariencias.

Hay diversidad de metodologías de enseñanza. Usted ha aplicado varias. ¿Es posible enseñar utilizando metodologías innovadoras?

No sólo es posible enseñar utilizando metodologías innovadoras, sino que hay que seguir buscándolas siempre. Los cambios generacionales y sociales hacen que los estímulos que en un momento hacían interesarse al alumnado, en otros ya no sirvan. El maestro debe estar pendiente de estos cambios y encontrar el método que permita que el alumnado siga teniendo ilusión por aprender, quiera estar junto a otros disfrutando mientas aprende y crece y le acerque al saber académico.

Yo no descarto ningún enfoque metodológico, creo que debemos tener “una mochila” llena de metodologías y recursos pedagógicos y después de estudiar las características de los grupos de alumnos y de cada uno de ellos individualmente, jugar con todas ellas según convenga, ayudando así a desarrollar una mente flexible, segura, confiada y curiosa.

“Si una sociedad no valora lo que la escuela propone como proyecto educativo de los niños y jóvenes, el elemento más débil es el profesorado para comenzar a desprestigiarlo”

¿Cuáles son aquellas que ha utilizado y ha permitido que su alumnado obtenga mejores resultados o competencias?

La clase magistral interactiva, no es ninguna innovación y sigue siendo “un encuentro entre las mentes” del grupo humano que forman los alumnos y el profesorado que permite desarrollar un proceso constructivo con interacción social muy interesante. La realización de mapas mentales, rutinas de pensamiento y ofrecer actividades que permitan acceder al contenido desde todas las IIMM favoreciendo la revisión y el refuerzo, es fundamental.

Es indudable que el uso de las PDI ha supuesto la apertura a un mundo de posibilidades, con vídeos, juegos educativos interactivos, aplicaciones de todo tipo, apoyo a exposiciones orales con presentaciones. La gamificación, introducida en algunos temas más complejos puede hacerlos más motivadores y accesibles. El trabajo cooperativo, permite aprender juntos, compartir, colaborar y aprender enseñando, se abre a todos los componentes del grupo que aportarán según su capacidad, fortalezas. El trabajo individual del alumnado, en su cuaderno, dossier, lapbook, portafolio, donde se presenta su progreso individual de forma personalizada.

“El maestro o docente de cualquier nivel, debe ser aquello que quiere enseñar y su conducta estar alineada con ello”

En las aulas universitarias tenemos futuros maestros y maestras que se preparan para ser profesores de infantil, primaria, bachillerato y ESO. ¿Qué ideas considera deberían tener siempre presente en la enseñanza?

Creo que el maestro o docente de cualquier nivel, debe ser aquello que quiere enseñar y su conducta estar alineada con ello, por lo tanto, debe ser honesto, veraz, respetuoso, humilde, empático, positivo, alegre, trabajador, exigente, curioso y seguir aprendiendo siempre y profesional competente en su materia. Debe amar al ser humano, ver en el niño y en la niña todo lo bueno e ir ayudando a liberarse de sus errores o deficiencias, con cariño y paciencia. Con el adolescente, acompañar esa etapa de desorientación y búsqueda de ellos mismos. Al joven, ayudarle a creer en su futuro y a canalizar su energía hacia el alcance de sus objetivos y construcción de su proyecto de vida.

Somos modelos para nuestros alumnos sin pretenderlo y el segundo modelo adulto de referencia más válido, después de su familia, en algunos casos, el primero y eso conlleva una gran responsabilidad. El maestro lo es, dentro y fuera del aula, todos queremos para nuestros hijos maestros ejemplares, personas que les guíen, orienten, corrijan con cariño y nos ayuden a educarles, por ello, implicar a la familia en el proceso educativo de su hijo es una garantía para el crecimiento armónico del niño y de la niña.

Pero nadie es perfecto, por eso enseñaremos a ser humildes a nuestros alumnos con nuestra humildad, reconociendo cuando nos equivocamos y pidiendo perdón. Buscaremos tener autoridad sin ser autoritarios. Nuestro trabajo es extraordinario, aunque los demás no lo valoren, nosotros sabemos que la humanidad sólo puede mejorar con el trabajo callado y diario de los maestros.

Experiencia Profesional.

Profesora de EGB, ESO y EP en Centro Concertado durante 41 años. Directora Pedagógica de EI, EP y ESO, durante 18 años. Componente del Grupo Coordinador FORO Vedruna, para la evaluación interna de los 84 Colegios de la Congregación RRHH Carmelitas de la Caridad en España. Coordinadora del Proyecto ESCUELA 2.0 del Colegio Ntra. Sra. del Carmen. Coordinadora de Proyectos de formación del Profesorado en Colegio Ntra. Sra. del Carmen. Formadora de Profesores de reciente incorporación de FEC a nivel nacional. Formadora en Cursos sobre uso de metodologías TIC y PDI, de FERE Aragón en Colegios Concertados de Zaragoza. Docente Grados de Magisterio USJ desde 2015-16. Coordinadora de la Línea Estratégica de Didácticas Específicas de los Grados de Educación de USJ, desde curso 2015-16 a 2019-20. Directora del Grado de Educación Primaria, en USJ, curso 2018-19. Participación en I Congreso Escuela 2.0, I Congreso de Educación para la Salud en la escuela, Jornadas de Innovación Educativa USJ y en su Comité Científico, Publicaciones profesionales individuales y en colaboración con otros profesionales, Jornadas Educativas sobre diversos temas.

Print Friendly, PDF & Email
Actualmente imparte la materia «Fundamentos de aprendizaje de las matemáticas» en el Grado de Educación Primaria en la Universidad San Jorge. Foto: V. M. Pérez.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies