Más de mil personas encuentran trabajo gracias a los programas de empleo de Cáritas Aragón

Voluntaria de Cáritas en labores de apoyo.

Cáritas Aragón ha presentado su Memoria2019 junto al Informe de Empleo y Economía Social, poniendo el foco en el impacto que el coronavirus está teniendo en la sociedad aragonesa y, por tanto, en la labor de las Cáritas en el territorio aragonés. La memoria anual da cuenta del destino de los 13.671.392,14 euros invertidos por el conjunto de las Cáritas diocesanas en Aragón (casi un 11% más respecto al año anterior), para acompañar a un total de 23.754 personas (cifras muy similares al 2018).

Estos datos demuestran la lenta recuperación económica durante el pasado año, que no alcanza a las familias aragonesas con la intensidad adecuada para mejorar sustancialmente sus condiciones de vida. Durante este pasado año, se contó con el desinteresado esfuerzo de 2.629 personas voluntarias y la participación de 318 personas contratadas.

En lo que respecta al Informe de Empleo y Economía Social 2019, Cáritas sigue reforzando su apuesta por una forma de hacer economía en la que la persona y su dignidad, y las comunidades se encuentren en el centro. Durante el pasado año, 3.626 personas fueron acompañadas por Cáritas, de ellas 1.060 se insertaron en el mercado laboral. Para hacerlo posible, las Cáritas aragonesas invirtieron un total de 3.669.707,90 euros el pasado año.

Además de apoyar a las personas para que encuentren un puesto de trabajo en el mercado laboral, Cáritas también promueve iniciativas capaces de generar empleo a través de la economía social: iniciativas sin ánimo de lucro generadoras de empleos reales para personas en situación de exclusión. Las cuatro empresas de inserción y el centro especial de empleo de Cáritas contrataron a 102 personas, 74 de las mismas fueron para puestos de inserción.

Diócesis aragonesas

Se ha incrementado de forma alarmante, en más de un 40%, el número personas y familias atendidas en todo el territorio de Aragón durante el primer semestre del año 2020. Atención y acompañamiento de Cáritas, que siempre supone mucho más que las ayudas económicas que pueda prestar. Así mismo, en lo relativo al importe económico en ayudas, se han incrementado de un 70% a un 100%, según el territorio, de tal forma que muchas de las Cáritas diocesanas han gastado ya, en estos seis primeros meses del año el presupuesto estimado para ayudas económicas directas en todo el año 2020.

Estas ayudas han ido destinadas fundamentalmente a cubrir necesidades en materia de vivienda, alimentación y salud, así como para paliar la brecha digital educativa.

En palabras de Pedro A. Melero, presidente de la entidad: “Estos datos reflejan la gravedad de las situaciones que se atienden. Esta crisis no está siendo igual para todos y son los más frágiles quienes ven cómo más rápidamente y más intensamente empeoran sus condiciones de vida. Los problemas en materia de vivienda o reducción/desaparición de ingresos eran problemas ya existentes, que ahora se ven agravadas, incrementando las situaciones de pobreza. Existe por tanto una honda preocupación por el futuro tanto en lo relativo al segundo semestre del año como por los próximos años”.

Asimismo, “como aspecto positivo a destacar, debemos resaltar el aumento de la solidaridad de la gente, tanto en donaciones como en el incremento de socios, así como la incorporación de un voluntariado, en la mayoría jóvenes, que han querido contribuir de forma desinteresada a paliar esta grave situación”, ha concluido.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies