“Brayan” defiende que no vio el asesinato ni conocía a la víctima de la calle Princesa

El juicio ha comenzado este martes en la Audiencia Provincial de Zaragoza

Variedad de opiniones en la primera sesión del juicio contra el presunto autor, mayor de edad, implicado en la muerte de Sami Hamidi en noviembre de 2018 en la calle Princesa de Zaragoza. El acusado, “Brayan”, ha defendido que ni estuvo presente en el crimen, que ni lo vio y que ni siquiera conocía a la víctima.

El acusado, Denis Javier López Carrasco, alias “Brayan”, ha acudido hoy a la Audiencia Provincial de Zaragoza para defenderse del cargo de cooperador necesario en el asesinato del joven de 20 años, Sami Hamidi. Una acusación que podría enviarlo 25 a prisión, como pide la acusación familiar, o 20 años como solicita la Fiscalía. El jurado popular decidirá en estas cinco sesiones si el nicaragüense “Brayan” fue pieza clave en la muerte de Hamidi.

El autor material del crimen, F.M.G., fue condenado en abril del 2019 en el Juzgado de Menores a pasar ocho años en un reformatorio. También fueron enviados a prisión, menores en aquel momento, A.H.B. y J.J.R. a pasar el primero cinco años de prisión por entregar el cuchillo a F.M.G., y A.H.B. a cuatro años por cómplice.

Los hechos varían. Mientras que acusación y Fiscalía afirman que “Brayan” fue pieza clave en el asesinato y que sin su participación no se hubiera consumado el crimen. La defensa, y el propio acusado, han defendido que no estaba en el momento exacto del apuñalamiento de Hamidi, un corte en la arteria femoral que le provocó la muerte casi al momento. La Fiscalía ha defendido que “Brayan” se puso delante evitando así que sus amigos pudieran hacer algo en su auxilio y que llegó a amenazar con un “¿Quieres que te apuñale?” a un amigo de Hamidi.

La acusación familiar ha pedido al jurado que “Brayan” sea juzgado al igual que lo fueron los menores, ahora en el reformatorio. Ha defendido que Sami, por el corte mortal que sufrió, intentaba huir y que “rehusaba los problemas”. Esta mañana se ha desestimado una de las acusaciones de la familia que afirmaba que este crimen pertenecía a un rito de iniciación de la banda latina Dominicans Don’t Play (DDP), algo que ha rechazado el órgano porque en el procedimiento de los menores esto no se demostró. El abogado de la acusación, Carlos Vela, esta a la espera de una ampliación de la investigación de la Policía Nacional sobre el tema, algo que, si se muestra probado por los agentes, deberá resolverse en otro juicio.

“Brayan” llegó a España el 18 de agosto de 2018, huyendo, según defensa y el propio acusado, de la problemática social y política que se vivía en Nicaragua en aquellas fechas. El acusado trabajaba en su país en el ejército de asistencia humanitaria, pero en el momento en el que se “les obligó a actuar contra los manifestantes” decidió pedir asilo al Gobierno español. Hasta el día de los hechos y esporádicamente después ha trabajado en el cuidado de enfermos en el hospital Miguel Servet. Su abogado he explicado que el joven acusado está en prisión provisional por no acudir a una rueda de reconocimiento al no comunicárselo la abogada que tenía en ese momento.

Brayan ha explicado que al llegar a España se hospedó con su tía y su tío, pero por la afición “al licor” de este, decidió salir de esa casa para mudarse a una habitación del asesino, el menor F.M.G., que había conocido unos días antes. El día del crimen, “Brayan” ha defendido que en la fiesta de despedida de un amigo que internaban en el reformatorio, previa al asesinato, no conocía a casi nadie. Solo a su arrendador, el menor F.M.G., y a varios nicaragüenses que estaban también ahí. Ha recalcado que no conocía a los otros dos menores implicados, A.H.B. y J.J.R., como defiende la acusación y Fiscalía. También ha negado conocer a la víctima, ni que se hablo de ella en ningún momento de la fiesta.

En el corte, que perforó a Hamidi la vena aorta de la pierna con una profundidad de 137 milímetros de profundidad, “Brayan” ha defendido que no estaba presente ni que amenazó con un “¿Quieres que te apuñale?” al amigo de Hamidi. Y que vio de lejos a la víctima desangrarse durante quince minutos y que cuando se acercó a ver a Hamidi no tenía un gesto “como de preocupado”. Ha añadido que era posible “que lo confundieran”. Pasó un mes hasta su detención, y el Juzgado le decretó la libertad condicional, fue en el momento que no acudió a la rueda de reconocimiento, cuando pasó a prisión provisional. Este miércoles pasarán a declarar los testigos que permitirán construir la realidad frente a la variedad de opiniones que han compuesto esta primera sesión del juicio del conocido “Crimen de la calle Princesa”.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies