Los hosteleros, “muy preocupados” por las medidas restrictivas que anunciará la DGA

La hostelería y el turismo de Aragón solicita ayudas para su supervivencia. Ayudas como el aplazamiento de impuestos

Los hosteleros de Aragón están “muy preocupados” por las nuevas medidas restrictivas que se anunciarán los próximos días por parte del Gobierno de Aragón ante el notable aumento de casos en la Comunidad. Un paquete de medidas que, de momento, se desconoce la dimensión y la afección al sector, aunque todo parece indicar que las mismas afectarán al número de personas que pueden formar parte de una reunión social, la posibilidad de realizar banquetes, los aforos de los establecimientos u otras graves restricciones que no permitirían realizar ningún consumo en el interior. Todo ello preocupa enormemente a los empresarios que forman parte de la Confederación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Aragón- Cehta que se han reunido este sábado de forma urgente y que están en total y permanente comunicación al objeto de coordinar algunas acciones.

Una de las cuestiones que más preocupan en este momento son las dudas que generan estos comunicados y estos anuncios de restricciones. Pasados ya siete meses desde la declaración oficial del estado de alarma, “siguen sin entenderse el por qué estas restricciones se anuncian en ruedas de prensa y se oficializan días después”. Todo esto lo único que genera es “un estado de nervios e incomprensión total”, indican los hosteleros.

Las Asociaciones están continuamente gestionando dudas de las empresas y profesionales que no saben en que estado pueden abrir, si es mejor comprar o no aprovisionamientos de cara a la próxima semana, si van a poder celebrar algunas reuniones o si van a poder contar con algunos de sus trabajadores para la semana que viene. Y son decenas, cientos de dudas las que se están gestionando estos días desde las tres provincias aragonesas y lo que “es peor que no tienen respuesta”.

Desde Cehta han querido dejar claro que, ante todo, “están inmersos en una grave crisis sanitaria y esa debe ser la gran prioridad de la sociedad en todo momento”. No obstante, y comprensibles con ello, “se sigue teniendo la sensación de que se hace a la hostelería culpable de gran parte de la situación”.

“Una vez más se vuelve a señalar a la actividad de hostelería cuando nunca se ha demostrado con cifras la influencia de esta actividad en los positivos del Covid-19 y mientras se siguen permitiendo el desarrollo de otras actividades, económicas o sociales, que sí resultan perjudiciales para la sociedad y que, sobre todo, están incontroladas”, aseguran los hosteleros.

Según Cehta, los departamentos de sanidad de países como Gran Bretaña o Francia señalan que la influencia de la hostelería en posibles rebrotes o positivos se cifra entre el 3 y el 6% sobre el total de actividades. La cifra de positivos por Covid-19 en trabajadores de hostelería en España respecto a su representación en el conjunto global “no resulta ni siquiera representativa”.

En España y Aragón todavía no se conocen datos, pero se siguen tomando medidas que influencian y agravan el desarrollo de esta actividad. “A ello se suman otros daños de los cuáles no se están hablando, sociales y reputacionales y que están sufriendo empresas organizadoras de eventos o de servicios, que también forman parte de la hostelería”, han añadido.

La hostelería y el turismo “acatarán las decisiones que sanidad considere acordes al momento y siempre que nos lleven a mejorar la actual crisis sanitaria, rebajar la presión hospitalaria y sean positivas para la sociedad aragonesa y española, pero no se pueden tolerar ciertos escenarios. No hay tiempo para esperar ayudas y muchas empresas no van a aguantar más. Pretender que una actividad hostelera sea rentable en este momento del año, con ciertos aforos o sin actividad interior -incluida la posibilidad de comida a domicilio-, resulta de todas formas imposible”. Los hosteleros han añadido que “sin movilidad no hay turismo y que se están registrando unas caídas de demanda en general y en los hoteles de entre el 60 y el 80% respecto a anteriores cursos, aunque en algunas zonas estacionales o rurales esta caída haya sido menor”.

Por todo ello, la hostelería y el turismo de Aragón solicita ayudas para su supervivencia. Ayudas como el aplazamiento de impuestos, de IVA e impuestos de sociedad y condonación de los periodos con consumo restringido, así como rebajas o exenciones del impuesto del IBI e IAE. Exoneración del 100% en negocios con cierre total y ayudas a los alquileres. También piden rebajas o exenciones de impuesto municipales de basuras y aguas, y por último, negociación en las tarifas de consumos con apoyo de proveedores.

“La hostelería y el turismo no aguantan más. Nadie desea que llegue un momento en el que cientos de empresas aragonesas se vean obligadas a cerrar su establecimiento y dejar a decenas de familias en el paro”, han concluido.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies