La nueva flota de bicicletas y motos eléctricas estarán funcionando en Zaragoza a principios de año

Chueca ha destacado que son unos pliegos "innovadores" para un sector "en continua evolución"

Las nuevas flotas de bicicletas mecánicas, eléctricas y motos eléctricas entrarán en funcionamiento en Zaragoza a comienzos de 2021. Es la intención del Gobierno municipal, que este viernes ha aprobado los pliegos que regularán la explotación de estos nuevos métodos de movilidad. Hasta ahora se habían otorgado autorizaciones aisladas a modo de pruebas piloto, pero el objetivo del Consistorio es regular de manera específica esta práctica que ya se está dando en la mayoría de grandes ciudades.

Según ha explicado la consejera de Servicios Públicos y Movilidad, Natalia Chueca, se trata de unos pliegos “innovadores” para un sector que se encuentra “en continua evolución”, de manera que la explotación se lleve a cabo “de la manera más razonable posible”. De este modo, Chueca ha remarcado que la intención del Gobierno es “garantizar que la movilidad compartida en Zaragoza sea segura y ayudar a que las empresas tengan sostenibilidad”.

En concreto, se licitarán dos lotes, uno de licencias para la explotación de hasta 2.500 bicicletas, de las que un 20% serán eléctricas, y otro para un máximo de 900 motos eléctricas. En ambos casos se establece un máximo y un mínimo de vehículos a ofertar, de manera que puedan convivir en la ciudad dos o más empresas que ofrezcan el servicio. El sistema de funcionamiento se estructurará a partir de una aplicación en los teléfonos móviles.

Como sistema de seguridad, los vehículos estarán protegidos con un doble candado: uno físico y tradicional, para fijarlos al punto de estacionamiento y evitar que queden tirados en el suelo, como ha ocurrido con otros servicios, y otro inteligente a través de la aplicación para que la bicicleta o moto en cuestión no se desbloquee hasta que el usuario no se encuentre cerca.

La duración de la autorización será inicialmente de tres años, prorrogables por otro más de mutuo acuerdo entre las empresas y el Ayuntamiento. Las empresas tienen quince días para presentar sus ofertas y, una vez realizada la adjudicación, las empresas ganadoras tendrán un mes para desplegar la flota asignada, con un número mínimo que determinará el Consistorio para dar respuesta a la demanda. También tendrán que tener una reserva suficiente por si hubiera averías u otras incidencias.

El área mínima de servicio que estará operativa, por el momento, es la de las juntas municipales del Actur, Casablanca, Casco Histórico, Centro, Delicias, El Rabal, La Almozara, Las Fuentes, Miralbueno, Oliver-Valdefierro, San José, Santa UIsabel Sur, Torrero, Universidad y Juslibol. Asimismo, las empresas adjudicatarias se comprometerán a ubicar un número “razonable” de vehículos en cada uno de ellos para detectar posibles focos de demanda, aunque la intención del Ayuntamiento es ampliarlo a todas las zonas de la ciudad.

Entre 10 y 30 euros por vehículo al año

Por cada bicicleta mecánica, las empresas deberán abonar un canon de 10 euros anuales, que serán 15 en el caso de las bicicletas eléctricas y 30 para las motos. Los adjudicatarios serán quienes deban determinar el precio a pagar por los usuarios y pueden también realizar la explotación publicitaria de los vehículos, cuyos beneficios deberán repercutir en una reducción del importe que se cobra a los usuarios.

Por otra parte, las empresas estarán obligadas a contratar una póliza de seguro que cubra los posibles daños, tanto de los usuarios del servicio como de aquellos que se pudieran causar a los viandantes y terceros en general, con una cobertura mínima de 300.000 euros. Además, durante los tres primeros meses, deberán desarrollar una campaña de comunicación que sirva para informar sobre el funcionamiento del servicio y las normas de circulación y estacionamiento. También se comprometen a fomentar la movilidad sostenible con campañas de buenas prácticas, destinando mínimo el 50% del canon anual establecido en su oferta.

Retraso en el proyecto para compartir coche

La consejera ha admitido también el “retraso” de un mes respecto a los plazos inicialmente previstos que lleva el proyecto de coche compartido (“car sharing”) que pretende implantarse en la ciudad. Según Chueca, la demora está motivada por un cambio en el modelo de vehículo, aunque ha resaltado que es una noticia “muy buena para la ciudad” porque finalmente será el Opel Corsa-e, que se fabrica en Zaragoza.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies