El Ayuntamiento entrega a los inquilinos las llaves de las viviendas sociales de Imprenta Blasco

Zaragoza Vivienda ha reunido en estas viviendas a personas con diferentes situaciones de necesidad de alojamiento. Foto: Daniel Marcos

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, acompañado por la concejala de Vivienda, Carolina Andreu, y el gerente de Zaragoza Vivienda, José María Ruiz de Temiño, han hecho entrega de las llaves de sus nuevas viviendas a los inquilinos del antiguo edificio de la Imprenta Blasco. Se trata de 26 viviendas, quince de un dormitorio y once viviendas de dos dormitorios cuyo alquiler oscilará entre los 140 y los 220 euros mensuales.

El edificio cuenta con ascensor y las viviendas disponen de electrodomésticos, aparatos de iluminación y altas de suministros. Los baños cuentan con espejo, armario y accesorios, y todos ellos están equipados con plato de ducha.

Azcón ha asegurado que “hoy es un día de alegría para el Ayuntamiento y para las 26 familias que van a habitar las viviendas de la Imprenta Blasco”. El alcalde ha manifestado que “es un buen proyecto para ellas y para el barrio”. “Creo que se ha hecho un muy buen proyecto a la hora de mezclar distintas familias con distintas tipologías: gente joven con gente mayor, gente con hijos y gente sin hijos, solteros con familias o familias monoparentales…” ha enumerado.

Además, ha destacado “la agilidad de Zaragoza Vivienda para adjudicar las viviendas y el componente solidario que existe en el proyecto”. “Hay unas cláusulas de solidaridad como parte del contrato de arrendamiento de las viviendas. Hay inquilinos que van a tener que ser solidarios con el resto de sus vecinos como parte del precio”, ha explicado, antes de avanzar que “esperamos que este modelo funcione y poder exportarlo a más sitios”.

Zaragoza Vivienda ha reunido en estas viviendas a personas con diferentes situaciones de necesidad de alojamiento. diez viviendas están habitadas por jóvenes (menores de 35 años), ocho por mayores de 65 años y otras ocho para familias con hijos menores de edad. Con esta adjudicación se ha buscado favorecer la convivencia entre los residentes. En el caso de los jóvenes, deberán participar en una actividad solidaria como parte de su contrato de arrendamiento.

El Área de Urbanismo, a través de un convenio público-privado, rehabilitó el edificio de la antigua Imprenta Blasco y, el pasado 11 de septiembre, el Gobierno de Zaragoza aprobó su cesión a Zaragoza Vivienda para que la sociedad municipal lo gestionase. Apenas un mes después, cumpliendo con el objetivo de agilizar trámites, las viviendas ya están habitadas.

Las características y la situación del edificio han sido adecuados para convertirse en residencia de diferentes tipologías familiares. Zaragoza Vivienda ha dado respuesta así a las necesidades de la población zaragozana en materia de alojamiento, ofreciendo viviendas con buenas condiciones de habitabilidad, con una buena ubicación y con un alquiler social asequible.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies