Multadas más de 70 personas el fin de semana por fiestas, reuniones y consumo de alcohol

Varias localidades de la provincia se vieron afectadas por las multas

La Guardia Civil de Zaragoza ha llevado a cabo durante el fin de semana diferentes actuaciones en Torres de Berrellén, Botorrita y Ejea de los Caballeros en las que se han interpuesto un total de 73 propuestas para sanción. Varias personas incumplieron las prohibiciones del Gobierno permaneciendo en bares o locales a horas prohibidas, fumando o bebiendo.

Comenzaron sobre la 1.45 horas del sábado 3 de octubre. Unos agentes que prestaban servicio en Torres de Berrellén, observaron multitud de jóvenes en fuera de un bar cerrado, consumiendo bebidas alcohólicas en la vía pública. Por tal motivo, los 20 jóvenes que realizaban esta acción, alguno sin mascarilla y fumando sin guardar las distancias de seguridad, fueron propuestos para sanción por incumplimiento de las actuales medidas.

Unas horas después, a las 5.00 horas, agentes de la Guardia Civil de Muel identificaron un vehículo ocupado por tres personas que se dirigían a la celebración de una fiesta en una finca ubicada entre Botorrita y Muel. Se desplazaron varios agentes comprobando que había una fiesta multitudinaria, que contaba con iluminación y música a gran volumen.

En el interior de una caseta se observaron alimentos y bebidas alcohólicas, además del aparato reproductor de música, y en el exterior los altavoces e incluso tiendas de campaña. Allí se identificaron a 19 jóvenes con bebidas alcohólicas que fueron propuestos para sanción. Además, comprobaron que la finca no era propiedad de ninguno de los asistentes, sino que había sido utilizada para la fiesta.

Ejea de los Caballeros

La noche del sábado al domingo, sobre las 00.20 horas, agentes que prestaban servicio en Ejea de los Cabellos observaron cómo en una de las calles donde se ubican dos bares, se hallaban varios jóvenes a los que se les identificó por no mantener la distancia de seguridad, no hacer uso de mascarilla o fumar sin respetar dicha distancia. Al mismo tiempo los agentes vieron que uno de los locales bajaba la persiana a modo de cierre. Cuando se dirigieron al establecimiento comprobaron que se continuaba con la actividad, la música encendida y las luces de baja iluminación, con más de una veintena de clientes consumiendo bebidas.

La Guardia civil solicitó a la propietaria del bar que apagase la música, encendiera las luces y procediera al cierre del local. Durante la actuación se interpusieron 22 denuncias por reunión, tres por no llevar mascarilla, tres por consumo de alcohol en vía pública, una por incumplimiento del horario de cierre del establecimiento y tres más por incumplir el confinamiento, ya que eran jóvenes que se habían trasladado desde otra localidad hasta Ejea de los Caballeros, encontrándose esa población en confinamiento perimetral.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies