Las residencias se blindarán para proteger a sus mayores durante el puente del Pilar

La consejera ha admitido que la publicación de estas medidas se ha retrasado por prudencia y responsabilidad con las personas mayores

Los hogares y todos los centros de día de Aragón volverán a abrir sus puertas con estrictas medidas de seguridad. Además, con previsión de cara al puente del Pilar, las residencias de mayores se blindarán, suspendiendo del 10 al 18 de octubre las visitas y los paseos, para de esta manera proteger a sus mayores de un hipotético contagio. El Boletín Oficial de Aragón publica hoy viernes, 25 de septiembre, esta nueva orden junto a otras medidas también relativas a las residencias como permitir la salida de mayores para paseos por la vía pública o la disminución de la cuarentena obligatoria que debían guardar los centros tras producirse casos positivos de contagio.

La consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales, María Victoria Broto, ha asegurado que desde su departamento han decidido esperar para la publicación de esta serie de medidas “por prudencia y la responsabilidad que tenemos con las personas mayores”. Broto asevera que “siempre hemos estado dando respuesta y no hemos bajado la guardia en ningún momento”. Además, ha señalado que algunos datos resultan positivos para la confianza de la población en el departamento, ya que el 48% de las personas de grado 3 piden la prestación residencial y, desde que comenzó la pandemia, 974 personas han ingresado en las residencias de Aragón.

Una fecha que preocupa a la consejera es el próximo puente del Pilar, asegurando que ya han visto la experiencia de otras localidades de Aragón, donde “esos momentos en los que parece que queremos olvidar la importancia que tiene el que nos quedemos en casa, o no nos agrupemos, han tenido consecuencias muy graves en la sociedad”.

Por ello, el texto que hoy recoge el BOA blindará las residencias de Zaragoza del 10 al 18 de octubre (ambos inclusive), suspendiendo en esas fechas visitas y paseos, para evitar que en el hipotético caso de que se produjera un aumento de contagios durante esos días, esa situación pudiera llegar a las residencias. “Es, de nuevo, una situación dura, que no nos gusta, pero necesaria. Nuestra principal obligación es defender la vida y en eso seguimos trabajando”, ha subrayado la consejera.

En su comparecencia ante los medios de comunicación, María Victoria Broto ha estado acompañada por el secretario general técnico del Departamento, José Antonio Jiménez, y el gerente del Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS), Joaquin Santos, que han detallado estas modificaciones, que se hoy se publicarán en el Boletín Oficial de Aragón.

Residencias de mayores y personas con discapacidad

En relación a las residencias de mayores y de personas con discapacidad, se ha reducido la duración mínima de las salidas voluntarias y temporales de residentes, que pasa de un mes a diez días. Sobre el retorno a la residencia, siempre que la persona no presente sintomatología y el centro no presente más de dos casos sospechosos o uno confirmado, el residente deberá acreditar su prueba diagnóstica negativa y una declaración responsable en la que conste que no ha tenido contacto con personas positivas o con síntomas. Sobre nuevos ingresos, se dan los mismos requisitos que con los retornos de personas ya pertenecientes al centro.

Asimismo, se reducen los plazos de cuarentena que los centros debían guardar antes de acoger a nuevos residentes a diez días después del inicio de síntomas del último caso notificado. En relación a las visitas de familiares, se sigue permitiendo la entrada de un solo familiar o allegado, el encuentro debe durar como máximo una hora y debe concertarse con cita previa.

Los residentes podrán realizar paseos por la vía pública de una hora de duración máxima y siempre que se no se alejen más de un kilómetro de los alrededores de la residencia. Estos paseos podrán realizarlos acompañados de un familia o allegado, siempre que se respeten las medidas de distanciamiento y mascarillas.

Por último, la orden admite una cláusula de suspensión de visitas durante periodos festivos en la localidad para las residencias que así lo requieran. Esto no afectaría a las visitas de acompañamiento previo a la muerte de familiar o visitas médicas.

Hogares de mayores y centros de día

Con 120.000 socios en todo Aragón, los hogares han seguido atendiendo a sus usuarios por teléfono, además de servir comidas y ofrecer los servicios básicos. Los hogares abren con las medidas de seguridad pertinentes y con los protocolos adecuados para que los centros sepan cómo actuar en caso de brote, llegando incluso a su cierre si Salud Pública lo decidiese.

Los centros de día podrán empezar a prestar servicios con el mismo protocolo que los hogares de mayores implantarían en caso de brote en el centro. En caso de los adscritos a un centro residencial para estancias diurnas, estos deben tener diferenciadas físicamente las entradas de usuarios de estos centros y de la residencia en la que se ubican, además de no compartirse personal.

Centros Covid

En referencia a los centros Covid y su protocolo de actuación en caso de positivo, José Antonio Jiménez asegura que han procurado un cambio de planteamiento. Esta modificación plantea un “aislamiento inverso”, que consiste en aislar a las personas negativas para protegerlas de un posible positivo. “La experiencia nos ha demostrado que lo que teníamos que hacer era aislar a las personas negativas para evitar el contagio”, ha explicado el secretario.

Recuperar las actividades

El director gerente del IASS ha puesto el acento en la importancia de poner en marcha estos centros por las implicaciones positivas que tienen para los usuarios y también para las familias. “No podemos olvidar que hay miles de aragoneses que recibían estos servicios que durante meses han visto limitados tratamientos y rutinas, se ha hecho por su seguridad, pero retomarlos, con toda la prudencia, es motivo de alegría”, ha dicho Joaquín Santos.

Con servicios de apoyo y soporte como los de peluquería o podología, abiertos desde el mes de mayo, y un servicio de dependencia de autonomía personal, los hogares de mayores del IASS abrirán a partir de ahora los servicios de cafetería, además de retomar las actividades de grupo en algunos hogares. Santos asegura que son prudentes en este marco: “vamos a ir probando con esta primera apertura y comprobar de qué manera responden los mayores al volver a los centros y si somos capaces de mantener los protocolos de seguridad”.

“El conjunto de la sociedad hemos sido capaces de aprender de la pandemia y esto nos ha permitido hacer cosas que a lo mejor hace unas semanas consideramos que era más prudente no hacer”, ha concluido Joaquín Santos, asegurando además que en los meses sucesivos se irán recuperando más actividades.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies