Los forenses de Naiara contaron hasta 56 lesiones por todo el cuerpo de la niña

La sesión de hoy ha llamado a declarar a los forenses y sanitarios que atendieron a Naiara // Foto: EFE

Uno de los forenses de la Guardia Civil que realizó las fotografías al cadáver de Naiara para el informe policial fue preguntado por su superior al terminar con su labor, “¿dónde tenía lesiones la víctima?” A lo que el forense respondió: “¿Dónde no tenía lesiones la víctima?” Así se puede resumir la cuarta sesión del juicio por la muerte de la niña de ocho años Naiara, a manos de su tío político Iván Pardo en el domicilio familiar de Sabiñánigo. Hoy ha sido el turno de los peritos forenses y médicos en el que han coincidido en la brutalidad de las lesiones y en que su interés “no era fortuito”, llegando a contar hasta 56 lesiones por todo el cuerpo.

Los dos médicos forenses encargados de la realización de la autopsia han descrito un traumatismo craneoencefálico como causa de la muerte de Naiara y que ya en su traslado al Servet de Zaragoza se daba por hecho la muerte de la pequeña. Han calificado su supervivencia unas horas más tarde de la brutal paliza como “meramente mecánica”.

Hasta 56 lesiones por todo el cuerpo contaron los forenses, que han afirmado que les costó encontrar una parte sin ellas, “solo se respetó la espalda”, han añadido. Las lesiones producidas están provocadas por múltiples causas, contusiones y quemaduras por la acción de “electricidad”. Los forenses han confirmado el informe presentado el pasado viernes por el jefe de la Unidad Orgánica de la Policía Judicial, en el que las heridas encontradas en el cuerpo coincidían con los objetos usados como la raqueta matamoscas adulterada o el cinturón.

Los forenses también han confirmado que muchas de sus heridas fueron producidas días antes de la muerte de la niña, sobre todo heridas en las rodillas. El informe forense también ha mostrado la “brutalidad” de las lesiones y que “no era fortuito”. También han mostrado que la tortura fue “intensa y sufrida” por la pequeña.

Los pediatras que la atendieron, Juan Pablo García y Ainhoa Jiménez, han confirmado también la brutalidad de las lesiones en la que destacaba el edema y la inflamación en la cabeza y que la pequeña ya bajó del helicóptero intubada. Un cuadro que no coincidía con la versión emitida por la familia de caída por las escaleras. Los pediatras tuvieron que intervenir a Naiara abriéndole la cabeza para poder rebajar la presión de la inflamación del cerebro. También han dudado en la posibilidad de hacer algo más con la pequeña.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies