El fallecimiento de José Antonio Labordeta cumple una década

Labordeta fue pregonero de las Fiestas del Pilar de 2009

Este sábado, 19 de septiembre, se cumplen diez años del fallecimiento del político, escritor y cantautor aragonés José Antonio Labordeta. Fue Chunta Aragonesista quien anunció su muerte, en torno a las 1.00 horas de la madrugada, en el hospital Miguel Servet de Zaragoza, donde se le había trasladado esa misma semana tras verse agravado su estado de salud.

El 10 de marzo de 1935 nacía en Zaragoza, hijo de Miguel Labordeta y Sara Subías. El colegio Santo Tomás de Aquino, donde su padre era director y profesor de latín, le vio crecer hasta su llegada a la Universidad. Movido siempre por las letras, se matriculó en Derecho, pero en el último curso abandonó para matricularse en Filosofía y Letras por la Universidad de Zaragoza, que el año anterior le nombró Doctor Honoris Causa. Uno de sus últimos reconocimientos que estuvo marcado por su ausencia debido a su delicado estado.

Tras una breve estancia en el Aix-en Provence (Francia), Labordeta volvió a su tierra y pasó sus primeros años en Teruel, donde fue profesor de alumnos como el periodista J.J. Santos o Joaquín Carbonell, para luego trasladarse a Zaragoza, donde empieza su carrera triunfal en la poesía y la canción.

En los últimos años del Franquismo, Labordeta se postuló como una de las más claras voces de la izquierda en la lista del Partido Socialista de Aragón y, más tarde, apoyó las candidaturas del Partido Comunista de España. Es también el momento de “Aragón”, “Canto” y “Canto a la libertad”, que con el tiempo se han convertido en auténticos himnos y han puesto fondo a manifestaciones, mítines y otros actos. Fueron también los años de “Un país en la mochila”, donde ofreció un fascinante recorrido por fascículos de la España rural, para después volver activamente a la política donde llegó a ocupar un escaño del Congreso de los Diputados en representación de CHA.

En la Cámara Baja protagonizó numerosos momentos que los diputados recordarán siempre, además de ser considerado el político más simpático con la prensa. Pero la anécdota más agradable sucedió en su última intervención en el Parlamento. Labordeta cantó una jota para despedirse que rezó: “Aquí va la despedida. Aquí se quedan los guapos y nos marchamos los buenos”. En 2006 ya le habían diagnosticado un cáncer de próstata.

Reconocimientos

“El abuelo”, como se le conocía cariñosamente, recibió la Medalla de Oro de Santa Isabel en 2009 “por su labor pública y personal en la dignificación de Aragón”. El propio premiado reconoció que se trataba de uno de los reconocimientos “más bonitos, porque lleva el nombre de una reina, es un premio femenino y eso me place doblemente”.

Ante miles de personas fue el pregonero en las Fiestas del Pilar de 2009. El 6 de septiembre, el cantautor recibió su último reconocimiento en vida con la Gran Cruz Civil de Alfonso X, por su sabiduría y por su manera de hacer en la lucha por los valores democráticos que encarnaba. Días después fue trasladado al hospital Miguel Servet, donde falleció.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies