Aragón destina 100.000 euros para la desmovilización de 68 niños soldados de Sudán del Sur

El presidente de Unicef Comite Aragón, José Manuel Pomar, y la consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales, María Victoria Broto, en la firma del convenio para desmovilizar a niños y niñas soldado en Sudán del Sur

El Gobierno de Aragón, a través de su Dirección General de Cooperación al Desarrollo e Inmigración, con cargo al Fondo de Solidaridad), ha destinado 100.000 euros para la desmovilización de 34 niños y 34 niñas soldados de Sudán del Sur. En colaboración con Unicef, este proyecto cuenta con un presupuesto de 118.612 euros con el objetivo de desmilitarizar a los menores e integrarles en la sociedad a través de programas específicos para restablecer sus derechos humanos básicos.

La consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales, María Victoria Broto, ha destacado en la firma del convenio que “la dificultad de los niños y niñas es máxima”. Además, ha afirmado que este convenio es con Unicef “por su trabajo con la infancia en el mundo y por ponerse a la cabeza con el motivo de la Covid-19. Esto significa que han estado velando por los derechos de la infancia”.

El compromiso del Gobierno de Aragón con la infancia es “máximo” porque en esta situación a los niños “se les pone de escudo”, ha explicado Broto, añadiendo que en cuanto “a las víctimas de los peores conflictos del mundo, los que se emplea la violencia más extrema y que, además, están silenciados y olvidados”. En esta línea ha querido subrayar que durante la crisis del coronavirus hay que pensar en estos menores, ya que Sudán del Sur es uno de los países con más guerra y pobreza en el mundo. “Estamos obligados, en la medida de nuestras posibilidades a apoyar el restablecimiento de sus derechos humanos básicos”, ha declarado la consejera.

El presupuesto del convenio es para doce meses, pero desde Unicef y el área de Ciudadanía y Derechos Sociales afirman que “este proyecto va a durar a largo plazo”. La finalidad del acuerdo es liberar a 68 menores de grupos armados (34 niños y 34 niñas) para ofrecerles reintegración social, atención médica, psicosocial y legal, y trabajar para lograr su regreso a la escuela o la búsqueda de una salida profesional. “El Gobierno de Aragón va a prestar una ayuda imprescindible para estos niños que, de esta forma, podrán volver a asistir a la escuela y a vivir con sus familias”, ha recalcado el presidente de Unicef Comité Aragón, José Manuel Pomar.

El trabajo se va a llevar a cabo fundamentalmente en los antiguos estados del Oeste y Centro de Gran Ecuatoria, Aweil, Jonglei, Unidad y Oeste Bahr el Ghazal. Con esta intervención se pretende que estos niños y niñas puedan empezar una vida ajena a la violencia de un conflicto que ha violado sistemáticamente sus derechos.

Primer paso: liberar a los niños

El primer paso de este proyecto va a consistir en apoyar a la Comisión Nacional de Desmovilización, Desarme y Reintegración (Nddrc), una entidad gubernamental encargada de acciones de sensibilización e incidencia con 177 miembros de grupos armados y comandantes, autoridades locales y miembros de las comunidades. A continuación, se procederá a la liberación de 34 niños y 34 niñas y a su identificación y reintegración con sus familias. Además, “el acuerdo prevé el suministro de alimentos para las familias durante tres meses y el apoyo para encontrar vías de generación de ingresos”, han afirmado desde Unicef.

Se calcula que hay unos 300.000 niños y niñas soldado en los conflictos armados de todo el mundo, niños que se convierten en combatientes involuntarios. Desde el estallido de la violencia en Sudán del Sur en diciembre de 2013, se han reportado más de 3.000 casos verificados de graves violaciones contra la infancia. Según el acuerdo de paz suscrito, “la reintegración de estos niños debería haber empezado en 2019 y está previsto que en los próximos meses se libere a más niños, para los que será necesario un plan de integración”.

El acuerdo firmado se enmarca dentro de la Ley de Cooperación al Desarrollo que recoge la necesidad, entre otros objetivos, de mejorar la calidad de vida de los pueblos y del Plan Director de la Cooperación Aragonesa para el Desarrollo 2020-2023, que establece la ayuda a la infancia como uno de sus ejes prioritarios de actuación. En este proyecto, el Gobierno de Aragón financia junto a Unicef una intervención en Senegal destinada a prevenir el contagio por la Covid-19 en este país, y que fue aprobado como parte de la convocatoria que el Comité de Emergencias de Aragón realizó el pasado mes de mayo.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies