Ejea señala a “una minoría insolidaria” como culpables del confinamiento

El Ayuntamiento ha cortado tres de los nueve accesos, y ha incrementado la seguridad en los otros seis

Ejea de los Caballeros ha vivido este miércoles su primer día bajo un confinamiento perimetral del que no se puede entrar ni salir sin una causa justificada. Esta medida puesta en marcha por el Gobierno de Aragón tiene el objetivo de frenar la ola de contagios que sufre la localidad cincovillesa, cuya alcaldesa, Teresa Ladrero, culpa directamente a “una minoría insolidaria e irrespetuosa” que no mantuvo las normas de seguridad sanitaria durante las “no fiestas” de principios de septiembre.

Este fuerte repunte de casos, que ha supuesto multiplicar por ocho los positivos respecto a principios de agosto, guarda una estrecha relación con las fechas en las que debían celebrarse las fiestas en honor a la Virgen de la Oliva, tal y como declaró la consejera de Sanidad, Sira Repollés, y reafirma la alcaldesa. “Existe una alta probabilidad de que haya una causa-efecto. Ha derivado en un mayor número de reuniones familiares y sociales y ha terminado en un número muy alto de infectados. Se han tomado medidas y acataremos todas las normas”, ha resaltado Ladrero, que ha pedido “contundencia” en las medidas.

Como consecuencia directa, el Ayuntamiento ha cortado tres de los nueve accesos, y ha incrementado la seguridad en los otros seis, con presencia de la Policía Local y la Guardia Civil. “La irresponsabilidad hace mucho daño, no solo a la salud, sino también a la situación económica de sectores muy dañados por la crisis. Hay que adoptar esta medida preventiva para controlar el brote”, ha aseverado la alcaldesa, que ha recibido el apoyo del Gobierno de Aragón y de la Delegación del Gobierno.

Con todo ello, la mañana ha sido más calmada en la localidad cincovillesa, que mantiene en funcionamiento la actividad económica, acogiéndose a las normativas sanitarias del Ejecutivo. “Hay trabajos mayoritariamente esenciales que tienen que seguir. Debemos saber que estamos conviviendo con un virus. Hay que hacer una vida ordinaria, pero con todas las cautelas posibles”, ha añadido Ladrero.

También se mantiene como estaba previsto el curso escolar, que se ha iniciado esta semana sin, de momento, ninguna incidencia. “No va a sufrir ningún cambio. Ahora corresponde a seguir trabajando con la comunidad educativa y las fuerzas del orden hasta que reduzcamos el número de infectados”, ha explicado.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies