Los rebrotes dejan casi cien fallecidos y unos 800 contagios en los centros residenciales de Aragón

Los datos más recientes corresponden al 27 de agosto

Según datos del 27 de agosto, un total de 96 usuarios de centros residenciales de Aragón han perdido la vida a causa del coronavirus desde que la Comunidad volvió a estar afectada por la transmisión comunitaria. En esa misma fecha, la cifra de nuevos contagios se situaba en las 784 personas, pertenecientes a unos 60 centros. Son algunos de los datos ofrecidos por el director gerente del Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS), Joaquín Santos, en la comisión especial de estudio de la red aragonesa de centros de mayores.

No obstante, Santos ha recalcado que el impacto de la enfermedad en esta etapa es “significativamente menor” de lo que fue en los primeros meses, cuando el virus afectó a unas 130 residencias de las 320 que componen el sistema, dejando cerca de 700 fallecidos y más de 2.500 contagiados, según el gerente. “Ahora podemos detectar decenas de casos asintomáticos, hemos aprendido de la experiencia y hemos puesto todos los medios de los que disponemos al servicio de estos ciudadanos”, ha subrayado. Desde que se volvieron a aceptar usuarios en residencias en el mes de mayo, Aragón ha contabilizado 781 ingresos nuevos.

Además, Santos ha incidido en que recientemente se han incrementado los recursos destinados a la gestión indirecta de los centros del IASS a través de entidades privadas. “En los próximos días se publicarán nuevos contratos para mejorar la capacidad asistencial”, ha avanzado.

El gerente del IASS ha resaltado algunas de las conclusiones que deja el análisis del modelo de cuidados y las prestaciones correspondientes. De las personas que tienen el grado 3 de dependencia en Aragón –el más elevado-, el 48% son usuarios de centros residenciales, a los que las familias recurren por lo “difícil” que resulta asumir en el domicilio los cuidados de estas personas, que padecen un alto deterioro cognitivo, físico o, en ocasiones, la combinación de ambos, y más cuando esta situación se prolonga en el tiempo. La atención domiciliaria representa el 6% del total y los centros de día el 7%.

En cuanto a las personas con grado 2 de dependencia, el 30% viven en residencias, mientras que el 11% reciben atención domiciliaria y un 7% lo hace en un centro de día. “Pese a las críticas recibidas, la atención a los mayores se realiza de una forma muy profesional”, ha reiterado Santos, antes de recordar que en los últimos meses se han reforzado las inspecciones de los centros asistenciales de la red, acarreando el cierre de 20 de ellos, el 7% de los que estaban abiertos.

Santos ha querido también enmarcar la situación de Aragón en el contexto nacional. Según ha recordado, la Comunidad es la quinta más envejecida de España, con una población mayor de 65 años que supone el 21,6% del total, y la cuarta con mayor número de plazas residenciales por cada una de estas personas. En cuanto a la población en situación de “sobreenvejecimiento” –mayores de 85 años-, Aragón también es la cuarta región en cuanto al número de plazas ofertadas, lo que, según Santos, “ilustra el esfuerzo que esta Comunidad Autónoma está haciendo por la atención de los mayores”.

Santos pide “mayor implicación” al Gobierno central

Aprovechando su comparecencia, el gerente del IASS ha opinado que resulta “imprescindible” que el Gobierno de España se implique en mayor medida con la Ley de Dependencia y los asuntos derivados de la misma. “Aragón recibe, de media, unos cien euros mensuales para cada beneficiario de dependencia por parte del Estado. El Gobierno de Aragón solo está obligado a poner otro tanto, pero con 200 euros mensuales no podríamos garantizar siquiera el pago de las prestaciones económicas”, ha criticado, instando al Ejecutivo nacional que “modifique sustancialmente su compromiso” con esta Ley.

“Somos conscientes de las dificultades de financiación para las Comunidades Autónomas, que se traduce en insuficiencia. A esto hay que añadir los incumplimientos, por lo que el escenario presupuestario se adivina complicado”, ha lamentado, añadiendo que “la Covid-19 ha venido para cambiar la manera de relacionarnos unos con otros, ha impactado enormemente en los centros residenciales y especialmente en los que están en situación de dependencia”.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies