El salario medio en Aragón se sitúa cinco euros por debajo de su máximo histórico

El incremento del salario ha permitido que, a lo largo de los últimos ocho trimestres, crezca el poder de compra un 2,2%

El salario medio en Aragón se sitúa en los 1.590 euros, cinco euros por debajo del máximo histórico, y registra un incremento anual del 1,6%. Además, si se compara el salario en la Comunidad con la media europea se muestra una clara ventaja con los países de Europa del Este y Portugal; al contrario que con Alemania, Francia e Italia, según los datos del último estudio de Adecco.

Aunque su salario ha crecido en los últimos cinco trimestres de manera más intensa que la media nacional, su avance se ha debilitado en lo que llevamos de año y no ha sido capaz de mantener el máximo alcanzado al final del 2019. En el segundo trimestre, su aumento ha sido del 1,6% interanual. De ese modo llegó a los 1.590 euros mensuales, cinco euros por debajo de su máximo histórico.

En este apartado del Monitor Adecco predominan los descensos, con 11 autonomías viendo su calificación recortada. Aragón logra mantenerse al margen de esta tendencia y registra un ligero incremento que le ha permitido escalar tres escalones y quedar en el 7º lugar.

En el caso particular de la Comunidad, el incremento del salario ha permitido que, a lo largo de los últimos ocho trimestres, crezca el poder de compra un 2,2%, el tercer mejor resultado autonómico. Un año atrás sufría una pérdida mínima, de apenas cuatro centésimas. Aragón es una de las diez regiones que hace un año mostraban un deterioro en el poder de compra del salario promedio y ahora presentan un aumento en el mismo. Dentro de este grupo de autonomías, las mayores subidas ocurrieron en la Comunidad Valenciana (2,8%), Aragón y la Comunidad de Madrid (1,7%).

Comparativa con la Unión Europea

En el caso concreto de Aragón, la brecha salarial entre esta autonomía y Alemania alcanzó en 2019 los 1.273 euros mensuales (15.276 euros anuales), lo que implica que la remuneración aragonesa resultó un 44,4% más baja que la germana. Esta diferencia significa, por ejemplo, que un asalariado medio aragonés necesita trabajar 21 meses y medio para tener un ingreso similar al que tiene un asalariado medio alemán en un año.

La comparación es un poco más favorable respecto a Italia. No obstante, la diferencia entre ambas remuneraciones promedio alcanza los 457 euros por mes (5.484 euros anuales). Esto significa que el salario medio aragonés es un 22,3% inferior al italiano. Para percibir por su trabajo lo mismo que un italiano medio a lo largo de un año, el trabajador medio aragonés necesita trabajar 15 meses y medio.

Entre ambos casos, se sitúa la comparativa entre los salarios de Aragón y Francia. En este caso, la brecha favorable a los galos es de 832 euros mensuales (9.984 euros/año), por lo que la remuneración media aragonesa resulta un 34,3% más baja que la francesa. Para conseguir una remuneración anual igual a la de un asalariado medio francés, un aragonés que perciba el salario medio de su región debería trabajar algo más de 18 meses.

Pese a lo anterior, el nivel de las remuneraciones en Aragón resulta envidiable para quince países de la UE, y esta autonomía incluso duplica el salario medio de cuatro de ellos. Los casos extremos surgen de la comparación con Bulgaria y Rumanía. En el primer caso, el salario medio aragonés es 3,3 veces mayor, con una diferencia mensual de 1.114 euros (13.368 euros/año). Por su parte, la remuneración promedio de Aragón multiplica por 2,3 la de Rumanía, con una diferencia mensual es de 914 euros (10.968 euros/año). Las cifras anteriores son equivalentes a decir que el dinero percibido por un trabajador medio búlgaro al cabo de un año es similar a lo que cobra un aragonés en tres meses y medio. Al mismo tiempo, para cobrar lo mismo que un trabajador medio rumano en un año, un asalariado aragonés necesita trabajar poco más de cinco meses.

Sin alcanzar una magnitud tan amplia, la ventaja salarial de Aragón es muy abultada en comparación con Portugal. En concreto, el salario medio aragonés supera en un 58% al del país luso (1.009 euros/mes), lo que se traduce en una diferencia de 586 euros mensuales (7.032 euros/año).

Conciliación entre vida laboral y privada

En este apartado del Monitor Adecco prevalecen los descensos en la puntuación, con 14 autonomías obteniendo en el segundo trimestre una calificación inferior a la que tenían un año antes. Aragón es una de ellas, con un retroceso más marcado que la media, algo que le ha llevado a perder seis lugares y así caer hasta la décima posición. El País Vasco mantiene el primer lugar, seguido ahora por la Comunidad Valenciana, que desplaza a Navarra a la tercera posición.

Canarias ha permanecido en la última posición. Por delante se sitúa, al igual que hace un año, Castilla-La Mancha. La Rioja se coloca tercera por la cola, lo que supone un descenso de dos escalones con respecto a hace un año.

Caída del empleo a tiempo parcial

El empleo a tiempo parcial, que, como proporción del total de ocupados, llevaba estancado casi dos años, en lo que llevamos de año cambió el estancamiento por un importante descenso. En el segundo trimestre, por primera vez desde 2011, son menos de 2,5 millones las personas que trabajan a tiempo parcial en España. Es un 15,8% menos que hace un año. Es decir, casi uno de cada seis empleos a tiempo parcial de toda España han sido suprimidos a lo largo de los últimos doce meses.

Así, la proporción de ocupados a tiempo parcial en el total de ocupados ha caído al 14,2%, cinco décimas menos que hace un año y el dato más bajo en ocho años.

En el caso aragonés, el número de ocupados a tiempo parcial baja hasta las 74.200 personas, la menor cantidad en seis años y que implica una reducción interanual de un 9,4% (variación que, a su vez, equivale a la eliminación de 7.700 empleos de tiempo parcial en los últimos doce meses). Ahora, en Aragón, trabaja a tiempo parcial el 13,5% de los ocupados, un punto porcentual menos que hace un año y la proporción más baja desde 2012.

Ocupados que estudian y trabajan

La proporción de ocupados que cursan estudios muestra una tendencia claramente al alza desde el final de 2016 (cuando era del 10,3%), hasta el final de 2018 (cuando alcanzó al 11,5%, su mayor proporción en cuatro años y medio). Desde entonces se ha mantenido prácticamente sin cambios, pero en los dos primeros trimestres de 2020 ha iniciado un suave debilitamiento. En el período analizado quedó en un 11,4%, una décima por debajo de su nivel de hace un año. Diez autonomías presentan retrocesos.

En Aragón, el caso es diferente, pues es la autonomía que presenta el mayor retroceso junto con Navarra: los ocupados que también cursan estudios son ahora el 10,7% del total de personas que trabajan en la comunidad aragonesa, lo que supone un descenso interanual de 1,4 puntos porcentuales.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies