Los centros deberán contar con una zona de aislamiento para alumnos que tengan síntomas en clase

Así lo recoge el protocolo diseñado por las consejerías de Sanidad y Educación que marcará la vuelta al cole a partir del 7 de septiembre

Los centros escolares deberán contar con un espacio de aislamiento para los alumnos que presenten síntomas compatibles con coronavirus durante las clases. Así lo recoge el protocolo diseñado por las consejerías de Sanidad y Educación que marcará la vuelta al cole a partir del 7 de septiembre, y que permitirá dar tranquilidad a los centros y familias sobre las pautas de actuación ante posibles contagios.

De este modo, cada centro establecerá una persona responsable para los aspectos relacionados con el coronavirus, que actuará como interlocutor con los servicios sanitarios frente a un posible caso de contagio. El rastreo comunitario de cada niño se hará desde el centro de salud donde tenga su pediatra o médico de familia y desde Salud Pública se dirigirá la intervención sobre el colegio. En cualquier caso, el cierre completo de un centro no se contempla como medida general salvo que se compruebe que hay transmisión en varios niveles del centro.

Según el texto, si se detecta un alumno con posibles síntomas en el centro educativo, se procederá a su aislamiento en ese espacio y se llamará a la familia para que recoja al estudiante, poniéndose en contacto con su centro de salud para proceder a las pruebas.

Si ese alumno da positivo en las pruebas, Salud Pública dará instrucciones al centro para la realización de PCR a los contactos estrechos, es decir, todos los miembros de un grupo estable de convivencia o cualquier persona que haya estado durante los dos días anteriores con él y sin mascarillas ni distancia de seguridad. Estos contactos también deberán permanecer aislados durante 14 días.

Una línea similar se seguirá con el profesorado y el personal no docente. Si un trabajador presenta síntomas en el centro, se le remitirá a su domicilio con una mascarilla quirúrgica y sin acompañante, garantizando una distancia de 1,5 metros con otras personas. Si las pruebas marcan un resultado positivo, los servicios de vigilancia epidemiológica realizarán el rastreo de sus contactos y analizarán el caso para decidir las medidas, que pueden incluir la cuarentena de sus contactos estrechos o el cierre del aula.

Enseñanza online en caso de aislamiento

El Departamento de Educación también tiene previsto cómo un alumno podrá continuar con sus clases en caso de ser aislado, gracias a las herramientas digitales que se han puesto en marcha para garantizar la semipresencialidad a partir de 3º de ESO. Así, según ha explicado el consejero Felipe Faci, se combinará la enseñanza online con otras actividades a distancia, controladas y coordinadas por el profesorado, para que ningún alumno pierda clases por culpa del coronavirus.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies