El Servet avanza en la impresión 3D con soluciones innovadoras frente al coronavirus

El equipo de ingeniería del Hospital Universitario Miguel Servet

El equipo de ingeniería del Hospital Universitario Miguel Servet cuenta con una impresora 3D, en concreto, la máquina DT 600, con la que dan soluciones a problemas de la ingeniería sanitaria y diseñan piezas dedicadas al personal sanitario ante la crisis del coronavirus.

El equipo está formado por José Ramón Vera, director de Seguridad e ingeniero técnico, Olga Blas, delineante, Carlos Sainz, técnico eléctrico, María José Galiana, técnico químico, Yolanda Soria, técnico de seguridad, que se han formado de manera autodidacta sobre el uso de las impresoras 3D. Además, la máquina DT 600 y el equipamiento informático correspondiente fue adquirida a través de un concurso de ideas del Instituto de Investigación Sanitaria hace tres años. Los trabajadores de mantenimiento se encontraban con muchas dificultades para hallar en el mercado recambios de algunas tecnologías y valoraron reproducirlos ellos mismos, lo que se conoce como ingeniería inversa.

También crean nuevas piezas para soluciones puntuales a demandas concretas de algunas plantas de hospitalización, como ha ocurrido con Lesionados Medulares, cuyos trabajadores detectaron la necesidad de adaptar los botones de llamada, por ejemplo, a las peculiaridades de cada paciente.

Piezas de un polímetro de maíz

El equipo continúa realizando diferentes piezas de protección frente al coronavirus, como salva orejas para las mascarillas o viseras para las pantallas antisalpicaduras.

Todas estas piezas se generan con un polímero de maíz biodegradable, conocido como PLA, que permite una buena impresión y que soporta los criterios de esterilización precisos en un ámbito sanitario.

La labor de este equipo se ha ido extendiendo a diferentes áreas a demanda del personal del Hospital. Aunque, su labor fundamental se centra en asuntos de Mantenimiento de instalaciones. También han colaborado con equipos médicos para casos concretos de especial complejidad. A los facultativos les han reproducido conductos, como una tráquea, o vísceras, como un páncreas, sobre el que los cirujanos estudiaban la solución más óptima para el paciente.

Esta labor que realiza el equipo de Ingeniería ha despertado el interés de otros hospitales del país. Además de ganar tiempo y encontrar soluciones más adecuadas a cada caso, ha supuesto un importante ahorro económico de 28.000 euros al evitar la compra y traslados de piezas o recambios.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies