Eduardo Romero / Empresario

Desastre zaragocista en la pandemia

Eduardo Romero

¡Qué felices éramos los zaragocistas el 8 de marzo tras la victoria del Real Zaragoza en Málaga, con gol de Luis Suarez en el minuto 86! Segundos en la clasificación, en ascenso directo, con 55 puntos, y 5 de distancia al Almería y Huesca (3º y 4º respectivamente) y 9 al quinto (Elche), y a falta solo de 11 partidos para la finalización de la temporada; todos confiábamos en que “Este año sí”.

¡Quién podía pensar que la pandemia del coronavirus iba a dejar al equipo “hecho unos zorros”! Después de tres meses de interrupción, jugar una fase atípica, sin público, siendo el Zaragoza el mayor perjudicado por esta medida, pues en la Liga Smartbank es el único que llena casi todas las jornadas La Romareda. Este NO fútbol es un simulacro, una chapuza que desprestigia el deporte, pero ahí está La Liga y principalmente el Sr. Tebas haciendo lo posible e imposible, y caiga quien caiga, para disputar el playoff. Bueno caiga quien caiga, menos él, porque en un principio se declara como el único responsable de que el Fuenlabrada viaje a disputar el partido con el Dépor, pero después de “estallar el caso” e intervenir el juez instructor de la Federación Española, Ricardo Esteban Díaz Sánchez, ya no se supo más de su supuesta responsabilidad.

Por cierto, que este mismo juez, es el que reconoce que el equipo aragonés ha sido uno de los grandes perjudicados, como dice el Club, y habla de los daños colaterales derivados de la situación generada por el Fuenlabrada. Reconociendo que el Zaragoza “ha obtenido el mérito deportivo de disputar la citada promoción de ascenso y, sin embargo, ha tenido que esperar varias semanas para poder jugar esta.

Un “perjuicio grave e irreparable en el desarrollo de la competición, sino que supone un ataque al buen orden deportivo”. Y refiriéndose a Luis Suarez dice: “Asimismo, es un hecho relevante que muchos de los jugadores con los que los clubes contaban en las fechas en las que debían haberse disputado los partidos por el ascenso hayan tenido que abandonar la disciplina del club, por unos u otros motivos, lo que supone también un perjuicio irreparable y una injusta desigualdad para ellos”.

Pues bien, reconociendo el juez instructor todas estas barbaridades, esta adulteración de la competición, las autoridades políticas en este país, como suele suceder,  miran para otro lado y “El Consejo Superior de Deportes se  declara no competente en el recurso de alzada presentado por el Real Zaragoza, en el que solicitaba la suspensión del playoff de ascenso argumentando falta de integridad de la competición y riesgo para la salud, al considerar que son La Liga y la Real Federación Española de Fútbol los que gestionan y deciden sobre la Segunda División”. Ya veríamos lo que pasaría si fuera uno de los “grandes” el que estuviera en esta situación, y digo grandes económicamente, porque para los zaragocistas el único grande es el Real Zaragoza.

Y dejando al margen todos estos temas de despachos, los múltiples errores del VAR y no VAR,  sirva solo como ejemplo la falta de Pulido a Puado, lo que hubiera sido su consiguiente expulsión, no se hubiese producido la jugada del gol y hubiera dejado al Huesca a 6 o 9 puntos de distancia, una vez que tienes que ponerte a jugar es imperdonable todos los errores que también ha cometido el equipo. No se puede jugar en superioridad numérica más de una hora, como el partido de ida en Elche, y no resolver el partido y seguramente la eliminatoria.

El equipo y la dirección técnica han estado muy mal, sobrepasados, un auténtico fiasco, conseguir solo 10 puntos de 33 posibles (11 partidos), tras el parón, por muchos problemas que hayamos tenido no se puede consentir, ni con pandemia, ni sin pandemia.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies