Humanidad, cultura y mutación

Muchos paleontólogos nos adjudican una historia de varios millones de años, aunque hay antropólogos que la reducen a algunos cientos de miles. Somos parientes de los grandes simios y, en general, de los mamíferos. Con ellos compartimos nuestro instinto jerárquico y territorial, a veces en exceso. Además, sentimos tal apego por nuestras mascotas que proyectamos en ellas nuestras emociones: alegría, tristeza, lealtad, etc. Algunos antropólogos prefieren remontar nuestro origen, no tanto a la cultura material, como a la aparición de una versátil y extraordinaria herramienta social. ¿De qué herramienta se trata?

Si no encuentras la solución PULSA AQUÍ

Esa herramienta es el lenguaje. El lenguaje aumentó nuestra memoria, que se multiplicó con la escritura. El lenguaje también forjó la relación maestro-discípulo. El lenguaje y el ejemplo han sentado las bases de la humanidad, cuya mayor mutación es la cultura.

El perro que llega a viejo aprende mucho, pero lo que sabe desaparece con él. No puede comunicar su experiencia. Para ser más precisos, los perros, durante la crianza, enseñan a sus cachorros mediante el ejemplo.

Desde que el hombre domesticó al perro, los cambios producidos en posteriores generaciones de canes se deben, no tanto a la selección natural como a la elección de los ejemplares cuyas características y habilidades hemos querido reproducir. Es un hecho que se inició en la prehistoria y dura hasta hoy. Esta elección no sólo la hacemos con los animales, también con las plantas.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies