Sanidad y Ciudadanía lanzan un protocolo para reforzar la Atención Primaria en las residencias

Este refuerzo pasa por establecer las acciones concretas de los centros de salud en las residencias

Con el objetivo de reforzar la actuación de la Atención Primaria en las residencias y, de esta forma y entre otras consecuencias, combatir el coronavirus de la forma más rápida y eficaz posible en caso que se produzcan brotes en estos centros, los Departamentos de Sanidad y Ciudadanía y Derechos Sociales del Gobierno de Aragón han sellado un protocolo que estrecha la implicación de este nivel asistencial en la cobertura sanitaria a las residencias. Este refuerzo pasa por establecer las acciones concretas de los centros de salud en las residencias (tanto en promoción de la salud como en asistencia sanitaria), establecer la figura de un profesional de referencia que coordinará con el centro residencial el cumplimiento de estos planes y supervisar que todas las residencias cumplen con las medidas de prevención frente al coronavirus.

La consejera de Sanidad, Sira Repollés, ha indicado que este protocolo “es el resultado de la implicación de dos Departamentos y viene a mejorar las posibilidades de actuación del sistema sanitario en las residencias para mejorar la salud de una población más vulnerable, pluripatológica o con enfermedades crónicas cuya necesidad asistencial en gran parte de los supuestos es de cuidados”.

Por su parte, la responsable de Ciudadanía y Derechos Sociales, María Victoria Broto, ha destacado “que de la experiencia hemos aprendido la importancia de la coordinación entre los Departamentos de Sanidad y Ciudadanía y por eso nace este protocolo para ahora y para el futuro. De la Covid hemos aprendido una forma diferente de trabajar y a todos los centros les pedimos un compromiso, una estructura física adecuada, un plan de contingencia y que los profesionales están formados para evitar el contagio de la enfermedad”. Ambas consejeras han indicado que el protocolo viene a “ordenar” actuaciones que en la práctica ya se estaban llevando a cabo, pero que es necesario reforzar y protocolizar y han subrayado que el texto sellado hoy plasma lo aprendido durante la pandemia.

Equipos de coordinación

Entre las acciones que en él se recogen destaca la puesta en marcha de un “Programa de atención a la salud de personas en centros residenciales”, que contará con una enfermera de referencia que velará, en coordinación con un titular de la residencia o sus profesionales sanitarios (si la residencia cuenta con ellos), por que se cumplan los planes de atención sanitaria de los pacientes y su seguimiento (cuidados básicos, atención clínica…), teniendo en cuenta que la atención a las residencias funciona del mismo modo que al resto de la población: cada residente tiene un centro de salud, una enfermera y un médico asignado. Del mismo modo, la enfermera responsable de este programa deberá coordinar, bajo la autoridad de Salud Pública, las actuaciones que deben llevarse a cabo en los centros residenciales de su zona de salud en materia de inspección, vigilancia y control de las medidas de prevención adecuada.

El protocolo contiene un anexo específico en el que se detalla que cada centro residencial contará con un técnico referente de Salud Pública que será informado de que se cumplen estrictamente todas las medidas que se han implementado para la lucha contra la Covid-19, desde la limitación de la entrada de personas a las residencias hasta la capacidad del edificio para llevar a cabo sectorizaciones, entre otras medidas. Dentro de ellas destaca que el centro tenga establecido el sistema para la detección precoz de síntomas compatibles con coronavirus entre sus trabajadores y la sustitución de los mismos.

Formación específica de los trabajadores para protegerse y proteger

En esta línea, la consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales ha subrayado que el protocolo recoge específicamente que todos los centros residenciales, tanto de personas mayores como de personas con discapacidad, “deben contar con un plan de contingencia, con la posibilidad de sectorizar y aislar a los residentes y deben formar adecuadamente a sus trabajadores para evitar la transmisión de la enfermedad”. María Victoria Broto ha hecho hincapié en esta última idea y en la obligación, que ya conocen los centros, de que los profesionales reciban indicaciones específicas de los equipos de Riesgos Laborales sobre seguridad, higiene y correcto manejo de los EPI. “Quiero apelar a la responsabilidad de los centros residenciales, hay que proteger y protegerse. Ante cualquier síntoma no se debe ir a trabajar y pedimos responsabilidad a los centros y a las familias”, ha recordado.

Sobre la situación de las zonas de salud para dar cobertura a las necesidades que esta reorganización pueda suponer, la consejera de Sanidad ha indicado que el Departamento realizará un análisis continuado de las necesidades de las residencias existentes en cada zona básica de salud con el fin de poder reforzar, si fuera preciso, los Equipos de Atención Primaria de aquellas zonas que cuentan con un gran número de centros residenciales. En este sentido, Repollés ha recordado que el Salud está realizando un esfuerzo muy importante de contratación de personal sanitario y ha tenido en cuenta para su asignación, entre otros criterios, la existencia de centros residenciales en la zona básica de salud. No obstante, ha señalado que cuando pueden sobrepasarse las capacidades habituales de los centros de salud para dar una atención sanitaria adecuada y a tiempo, el Departamento de Sanidad podrá poner en marcha dispositivos asistenciales especiales con equipos de soporte adicionales en los sectores sanitarios con mayor presencia de centros residenciales

Broto y Repollés han insistido en que el protocolo firmado es fruto de la estrecha colaboración establecida desde el momento en el que comenzó la pandemia en Aragón, que el trabajo ha sido conjunto desde el inicio, y que este documento viene a sellar lo aprendido durante esta crisis sanitaria. El protocolo, que tendrá una comisión de seguimiento para velar por su cumplimiento, entra en vigor desde el momento de su firma.

Print Friendly, PDF & Email
Más artículos
Se trata de la máxima distinción que puede otorgar el Ayuntamiento de Zaragoza
La ciudad de Zaragoza concederá la Medalla de Oro a los sanitarios en las próximas Fiestas del Pilar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies