El BCE amplía a enero de 2021 la demanda de no pagar dividendos a la banca

El BCE ha desvelado un estudio de impacto de la crisis sobre la solvencia de la banca

El Banco Central Europeo (BCE) ha extendido a enero de 2021 la recomendación a la banca de no distribuir dividendos o recomprar acciones para remunerar a sus accionistas, inicialmente fijada hasta el 1 de octubre; a la vez que les ha pedido que sean “extremadamente moderados” con respecto a la retribución variable a plantillas y directivos.

Su solicitud, que continúa siendo “temporal y excepcional”, la efectúa a la vista de la evolución de la pandemia y su impacto en la economía para preservar la capacidad de los bancos para absorber pérdidas y que apoyen a la economía concediendo financiación.

“Esta incertidumbre –económica- dificulta que los bancos pronostiquen con precisión sus posiciones de capital, como lo demuestra el análisis de vulnerabilidad, donde el nivel de capital en el sistema podría disminuir significativamente si un escenario severo se materializara”, ha advertido el organismo.

El BCE ha desvelado precisamente este martes un estudio de impacto de la crisis sobre la solvencia de la banca y, si bien concluye que el sector bancario de la zona del euro “es resistente al estrés causado por coronavirus”, su ejercicio prueba que podría sufrir un fuerte impacto en el capital.

Su estudio toma de base los dos escenarios macroeconómicos barajados por los analistas del BCE: el central y más probable, donde la economía de la zona euro se contraería un 8,7% este año, para rebotar un 5,2 y 3,3% en el bienio 2021 y 2022; y uno agravado por la pandemia donde el PIB caería un 12,6% este año, para crecer después un 3,3 y 3,8% en los dos siguientes años.

En el escenario central el BCE estima que el capital agregado de los bancos más exigente, el CET1, se diluiría un 1,9%, hasta el 12,6%; mientras que en el escenario severo se reduciría en 5,7 puntos porcentuales, hasta el 8,8% a finales del 2022. “Los resultados muestran que el sector bancario de la zona del euro puede soportar el estrés inducido por una pandemia, pero si la situación empeora, el agotamiento del capital bancario sería material”, advierte.

Es bajo estas hipótesis y con la idea de los bancos puedan ayudar a sus clientes, empresas y particulares, además de la economía a sortear la crisis bajo la que prescribe que no paguen dividendos hasta el próximo mes de enero. Una decisión que, según anticipa, volverá a analizar además al final del año para ver si debe reconsiderarla.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies