Zaragoza no descarta celebrar las Fiestas del Pilar y trabaja en una Ofrenda principalmente virtual

La Ofrenda es el acto central de las fiestas del Pilar y no podrá realizarse este año

A pesar de la situación sanitaria actual en la que se encuentra Aragón en general y Zaragoza en particular debido a los últimos rebrotes, el Ayuntamiento no ha descartado aún celebrar las Fiestas del Pilar, que ya se iban a hacer en un formato reducido. Así, el Gobierno municipal ya trabaja en una propuesta que remitirá a Sanidad, en la que contempla una Ofrenda “representativa y simbólica”, que se celebre en su mayor parte con un formato virtual.

“Estamos trabajando en una Ofrenda representativa, simbólica y sobre todo virtual. Nos gustaría mantenerla porque es el acto central de las celebraciones y es la tradición”, ha explicado la vicealcaldesa de Zaragoza y consejera de Cultura, Sara Fernández. “También somos conscientes de que, en las circunstancias en las que vivimos, la Virgen del Pilar y lo que representa es aún más importante si cabe para los zaragozanos”, ha completado.

La Ofrenda es el acto central de unos Pilares que, según ha recordado Fernández, contarán con una programación adaptada a las circunstancias y que respeten todas las medidas de seguridad e higiene, evitando los grandes espacios, las masificaciones o los actos en la vía pública. Un calendario de eventos que, según ha avanzado la vicealcaldesa, se asemejará mucho a la campaña “Vuelve a la Cultura”, con la que el Consistorio quiere atraer de nuevo a los ciudadanos al sector.

No obstante, Fernández ha reconocido que los espacios no serán “necesariamente” los mismos, ya que “se tienen que multiplicar” para dar cabida a toda la dimensión de las Fiestas, por lo que se apostará por la descentralización de los actos. Todo ello, ha recordado la vicealcaldesa, sometido a las directrices que emita Sanidad en cada momento, en una incertidumbre que ha despertado las críticas de la oposición.

“¿Cómo puede utilizar expresiones como “Cuando tengamos la propuesta” o “Esperemos que no haya que hacer un plan B”? Son vaguedades”, han atacado desde Podemos, asegurando que “es comprensible que la situación no esté clara, pero las instituciones como este Ayuntamiento están aquí para dar soluciones y certidumbres, y eso pasa por observar los dos escenarios posibles: la suspensión inevitable y total y las posibles alternativas”, han recalcado.

Un punto de vista compartido por ZeC, que ha propuesto “ampliar la mira” para “crear certidumbres en el sector cultural, algo que nos parece una obligación del Ayuntamiento”. Además, la formación ha considerado que los planes actuales que el Gobierno tiene para la Ofrenda “choca con la brecha digital. “La obligación del Ayuntamiento es garantizar el derecho a la cultura, no celebrar la Ofrenda. El reto es hacer otro modelo de Fiestas”, han añadido.

Ante la pregunta de Podemos sobre qué iba a hacer el Consistorio con el presupuesto destinado para las Fiestas que no se va a utilizar –debido a la reducción de los actos y su redimensionamiento-, Sara Fernández ha explicado que gran parte de la partida presupuestaria viene de unos patrocinios, concesiones y taquillas que no existirán. “Mantenemos el presupuesto cultural del Ayuntamiento, pero no nos podemos inventar los ingresos de una actividad que no existe”, ha justificado.

La izquierda pide que se reinvierta a lo largo de todo el año

Tanto Zaragoza en Común como el PSOE han opinado que el ahorro de estas Fiestas pudiera reinvertirse en una programación cultural continua, durante lo que queda de 2020 y todo 2021, ya que así se conseguiría dar un mayor apoyo al sector. “El Pilar se celebra en una zona concreta, que es la ciudad de Zaragoza, y en unas fechas determinadas, por lo que mantenemos la proposición de descentralizar las actividades”, ha asegurado ZeC.

Por su parte, el grupo socialista ha mostrado su deseo de que se invierta ese dinero en otros actos culturales o, en su defecto, infraestructuras del sector, aunque también ha ido más allá y ha propuesto incluso la planificación de unas segundas fiestas, de cuatro o cinco días, a celebrar en fechas alrededor de la primavera, como San Jorge o la Cincomarzada.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies