¿Estás preparando tus vacaciones? No olvides preparar tu casa

Al planear las vacaciones, es muy importante tener en cuenta las contingencias a las que se expone la casa durante nuestra ausencia

Cuando planeamos las vacaciones, dedicamos todos nuestros esfuerzos a dejarlo todo bien atado en nuestro lugar de destino: alojamiento, transporte, manutención, excursiones, visitas, pero ¿qué pasa con nuestro hogar? Lo cierto es que pocos reparan en las contingencias a las que se expone la casa durante nuestra ausencia.

No en vano, a casi todos les viene a la cabeza la palabra ‘robo’, aunque hay muchos más incidentes que pueden producirse en nuestro hogar durante el transcurso de nuestro viaje.

Uno de esos contratiempos lo encontramos en las fugas de agua, todo un imprevisto que en caso de no hallarnos en casa puede acabar no solo dañando nuestra propiedad, sino también perjudicando a nuestros vecinos.

Por este motivo, muchos propietarios tienen contratado un seguro de hogar que les cubre frente a estos eventuales problemas domésticos, pero los más previsores deciden ir un paso más allá e incluso cierran la llave del agua antes de su marcha. Lo cierto es que las pólizas suelen hacerse cargo de todos los desperfectos en caso de rotura o fuga de agua en la propia vivienda. También asumirán los costes en el caso de despiste en el cierre de los grifos pues a más de uno le ha sucedido que con las prisas ha olvidado supervisar estos cruciales aspectos.

Incluso contaremos con cobertura frente a goteras procedentes de alguna de las viviendas contiguas o de los pisos superiores. De esta manera, por ejemplo, se ocuparían del deterioro que haya podido causar el agua en un electrodoméstico. No obstante, existen ciertas situaciones en las que la compañía aseguradora no tiene obligación de costear los daños causados por el agua. En concreto, hablamos de los siguientes supuestos, entre otros:

  • Fenómenos meteorológicos. Pues es posible que se produzca una lluvia torrencial que inunde la vivienda e incluso que provoque corrimientos de tierras.
  • Daños por humedad o condensación del agua.
  • Problemas ocasionados por la congelación de tuberías.
  • Daños derivados de un incorrecto mantenimiento de la vivienda.

Por supuesto, no todos los males en el hogar los causa el agua o los amigos de lo ajeno, pues los escapes de gas o un cortocircuito también puede causar estragos. De este modo, no olvides adoptar determinadas cautelas extra antes de emprender tu viaje. En este sentido, te recomendamos desenchufar los aparatos eléctricos pues son muy vulnerables a las subidas y bajadas de tensión.

También la llave de gas conviene cerrarla y, de esta manera, nos ahorraremos sustos.

En cualquier caso, recuerda confiar la llave de la casa a algún familiar o amigo para que pueda acudir a atender cualquier problema que pueda surgir en ella durante tu ausencia.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies