Aragón endurece las medidas de Fase 2 con el cierre obligatorio de bares a medianoche

La consejera Sira Repollés ha insistido en exigir a la ciudadanía que reduzcan al máximo su movilidad

Venían días alertándolo: Si la onda epidémica seguía en plena expansión, Aragón endurecería las restricciones asociadas a la propia Fase 2. Los casos han vuelto a dispararse en los últimos días, acogiendo cifras récord (422 en solo 24 horas). Ante este contexto, calificado por el propio Departamento de Sanidad de “preocupante”, este mismo jueves, el Gobierno autonómico se ha visto obligado a anunciar que los territorios de Bajo Aragón-Caspe, Bajo Cinca, Monegros y Comarca Central pasarán, a partir de ahora, a una fase 2 “más rígida”. Hasta nueva orden, quedará prohibido el ocio nocturno, el botellón y se impondrá el cierre obligatorio de los bares a medianoche. Las reuniones familiares quedarán limitadas a diez personas -tanto en público como en privado- y se exigirá a la ciudadanía reducir al máximo tanto su movilidad personal como sus relaciones sociales.

Dado el volumen epidemiológico, con 56 brotes activos en la Comunidad como telón de fondo, la consejera de Sanidad, Sira Repollés, ha vuelto a hacer un llamamiento explícito al conjunto de los aragoneses para que traten, en lo medida de lo posible, de evitar toda situación que pueda constituir un foco de contagio. Repollés ha sido tajante al asegurar que, a estas alturas, “todo el mundo sabe cómo se transmite el coronavirus” o dónde pudieran estar “las fuentes de contagio”.

Por ello, ha dicho la consejera, “nos hemos empleado a fondo”, siendo contundentes con estas actuaciones, cuyo único objetivo es aplacar una curva que, con alta probabilidad, puede tener su origen en el ocio nocturno y sus derivadas. Es la razón por la que Sanidad ha decidido prohibir el ocio nocturno, botellones o las peñas, y ser taxativo con respecto a los horarios de cierre de la hostelería y sus aforos.

En ese sentido, además de estas restricciones algo más extraordinarias, van también a limitarse los aforos en el resto de actividades sociales (gimnasios, centros comerciales, cine, ocio y cultura) en torno al 40%. Respecto a las terrazas, el aforo se reducirá al 50%. En cuanto a la movilidad, la consejera ha querido volver a hacer hincapié en que esa apelación a la restricción voluntaria se hará extensiva a cualquier circunstancia y a cada día de la semana, con independencia de que el fin de semana acoja el mayor número posible de desplazamientos.

Insiste la consejera en que Aragón no se encuentra en situación de confinamiento -ni siquiera perimetral-, y que tampoco, por ahora, se contempla la aplicación de sanciones al respecto, pero recuerda que las recomendaciones deben llevarse a cabo con mayor responsabilidad, porque las medidas hasta ahora establecidas “no ha tenido el efecto esperado”.

Transmisión comunitaria con picos de hospitalizacion entre jóvenes 

Salud Pública confirma que en esta nueva oleada de casos, el perfil del paciente ha variado. La edad de contagio ha bajado hasta incluso los 15 años, y la mayoría de infectados confirmados (entre un 40% y un 70%) siguen siendo asintomáticos. En ese sentido, tanto la consejera como el director general de Salud Pública, Francisco Javier Falo, han confirmado que el volumen de hospitalización y de ingresos en UCI ha acogido un crecimiento “leve, aunque sostenido”. En esta ocasión hay incluso jóvenes en cuidados intensivos (algo menos de una veintena), pero son pacientes que, según ha indicado Falo, afrontan diagnósticos “menos severos”, periodos de hospitalización “más cortos” y una mortalidad inferior.

En cualquier caso, desde el Departamento garantizan que hay “margen de maniobra” y que la presión hospitalaria a día de hoy sigue siendo “manejable”. Repollés también ha puesto de relieve la capacidad de detección y control actual de Aragón, pues diariamente están llegándose a practicar hasta 3.000 PCR, con además un proceso de trazabilidad rápido y efectivo (en apenas unas horas es posible rastrear a seis personas por paciente).

Reconocen, por otro lado, la constatación de la transmisión comunitaria, que se hace sostenida, sobre todo, en los territorios actualmente en Fase 2. Existiría asimismo “transmisión esporádica” en otros puntos donde han surgido brotes intermitentes, aunque dos áreas (Calatayud y Teruel) estarían libres, hoy por hoy, de esa trasmisión. Una transmisión que no deja de ser “muy rápida”, y que es más propensa a darse cuando existe esa movilidad, sobre todo entre asintomáticos. Las transmisiones infecciosas, ha confesado Falo, tienen muchos “sesgos y matices”, pero solo existe una forma de acatarlas: desde la responsabilidad, y siendo estrictos con el cumplimiento de las medidas de higiene y seguridad.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies