Los médicos de atención primaria denuncian su “colapso” y la falta de colaboración de la DGA

La mayoría de atenciones médicas se realizan a través de llamadas telefónicas en los centros de salud

Los médicos de atención primaria (AP) de los centros de salud aragoneses han anunciado que se encuentran “colapsados” y que el departamento de Salud de la DGA no soluciona el problema, sino que asigna más labores, como los rastreadores, o pidiendo un aumento de atenciones a los usuarios por día. Los médicos de atención primaria afirman sentirse “agotados” y piden a la ciudadanía una mayor comprensión con la situación y ser prudentes y pacientes con la atención médica.

La coordinadora del centro de salud de El Arrabal (Zaragoza), Isabel Monreal, ha afirmado que los médicos de atención primaria se encuentran “muy molestos” con el “hospitalcentrismo” del Gobierno de Aragón, en el que los recursos se destinan a estos centros y se deja de lado “el primer muro de contención al virus”, que es la atención primaria.

El Colegio Oficial de Médicos de Zaragoza (COMZ) afirma que se han ocultado más de 1.500.000 pacientes Covid que han sido cuidados y controlados por atención primaria en España desde el inicio de la pandemia, con pocos recursos, falta de acceso a los test diagnósticos, falta de epis y una gran incertidumbre”. Desde 2002, la inversión en la atención hospitalaria ha ido aumentando al mismo tiempo que paralelamente se ha ido disminuyendo la inversión en atención primaria de Salud, y esta diferencia es “especialmente llamativa en el caso de Aragón”, han continuado desde el COMZ.

Un servicio público que, según el COMZ, no ha dejado de atender a los usuarios con enfermedades crónicas durante el estado de alarma y que ahora, sin aumento de recursos, se le ha asignado la tarea de rastreo y control de propagación del virus. La atención primaria ahora se realiza a través de llamada telefónica donde se evalúa la gravedad de la solicitud, y si cumple con los requisitos, el usuario acudirá al centro de salud a una inspección ocular.

Una muestra del abandono de la DGA a la atención primaria ocurrió ayer con el aviso desde el departamento de Salud al centro que Isabel Monreal coordina exigiendo un mayor número de atenciones a usuarios. A lo que ella respondió con su dimisión. Una renuncia que horas más tarde fue revocada por la rectificación del departamento de Salud y por una “vocación pública” que para Monreal significa que las cosas funcionen “pero no se solucionen”. Esta sobrecarga de trabajo “afecta a la calidad y es peligroso” y ha pedido a la población que sea más prudente con las llamadas y que prioricen las urgentes. También ha pedido a la DGA que cree cauces de información para los usuarios, “que se haga publicidad” de los servicios que se pueden solucionar online.

Otro de los problemas que la DGA no ha considerado, ha sido la no renovación automática de la receta electrónica a fecha 30 de junio ha provocado “un desborde de citas para conseguir renovar la medicación y poder desplazarse a sus lugares de veraneo o a la zona rural de procedencia”. Los médicos denuncian que la falta de recursos como webcam, acceso a más líneas telefónicas, las dificultades en Salud Informa y en la atención primaria como gestión de las bajas, burocracia generada por otros niveles asistenciales, solo hace que “poner trabas”.

Un “agotamiento” que no ha permitido descansar a los profesionales sanitarios en Aragón con la aparición de este nuevo rebrote. Ni hablar tampoco de una retribución mayor a las jornadas más largas que se realizan ni a las labores extra como la de rastreadores.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies