Personas con discapacidad intelectual denuncian sufrir “más discriminación” a causa de la pandemia

Las personas con discapacidad intelectual y otros colectivos vulnerables "han visto cómo la discriminación, que ya existía de antes, ha ido a peor durante esta crisis"
Las personas con discapacidad intelectual y otros colectivos vulnerables "han visto cómo la discriminación, que ya existía de antes, ha ido a peor durante esta crisis"

La pandemia por Covid-19 ha provocado que “la discriminación que sufren las personas con discapacidad intelectual sea más evidente” y que, en general, sus condiciones de vida hayan empeorado durante el confinamiento para luchar contra el coronavirus.

Así lo sostuvo Cristina Paredero, de la junta directiva de Plena Inclusión y miembro de Gadir (Grupo de Apoyo a la Dirección de esta confederación formado por personas con discapacidad intelectual), durante el encuentro online “Lecciones aprendidas en lo social durante la crisis por Covid-19”, organizado por la agencia de noticias Servimedia junto a Plena Inclusión.

En su opinión, las personas con discapacidad intelectual y otros colectivos vulnerables “han visto cómo la discriminación, que ya existía de antes, ha ido a peor durante esta crisis”.

“No es que sea nada nuevo, pero sí se ha hecho más evidente”, dijo al poner como ejemplo los insultos que muchas personas con discapacidad y sus familias tuvieron que aguantar cuando salían a dar sus paseos terapéuticos, que estaban autorizados por motivos de salud.

“Ahora, la gente te juzga y te excluye en función de si eres capaz o no de llevar una mascarilla”, agregó. “No es nada nuevo”, insistió, pero “con la crisis, se creen con derecho a decir y a hacer cosas que antes, por respeto o educación, no hacían”.

Coincidieron con ella Isidro Rodríguez, director de la Fundación Secretariado Gitano, y José Manuel Caballol, director de Hogar Sí. Según Rodríguez, “siempre que hay una crisis se busca a quién culpar, y para variar, al principio del confinamiento los gitanos también estábamos por medio”. Otro tanto les ocurrió a las personas sin hogar que vivían en la calle.

Ansiedad y estrés

Por otro lado, Paredero se refirió a los problemas de salud mental que el confinamiento prolongado ha provocado en las personas con discapacidad mental. “Un encierro tan largo y con tan pocas medidas de inclusión ha generado mucho estrés y mucha ansiedad”, dijo.

Además, prosiguió, muchas personas vieron interumpidas sus terapias y sus rutinas, y se ha demostrado que “muchas no tenían acceso a Internet”. Por este motivo, no pudieron disponer de los servicios telemáticos que se ofrecían, y se perdieron muchas oportunidades.

En su opinión, durante la pandemia “ha faltado mucho apoyo en este sentido” y, de manera general, “no se ha tenido en cuenta” al colectivo. La razón, a su juicio, “es que no se entiende a las personas con discapacidad intelectual”, ya que “no se nos conoce”. “La gente nos ve, pero no nos conocen. No saben cuáles son nuestras necesidades ni nada, y así es muy difícil”, concluyó.

Print Friendly, PDF & Email
Las personas con discapacidad intelectual y otros colectivos vulnerables "han visto cómo la discriminación, que ya existía de antes, ha ido a peor durante esta crisis"

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies