Normalidad en los desplazamientos por las carreteras aragoneses pese a la llamada a la prudencia

Situación en la carretera A-23 a su paso por Cuarte de Huerva durante la mañana de este sábado. Imagen: Cámara de tráfico

El Gobierno de Aragón recomendó el pasado jueves limitar solo a lo estrictamente necesario los movimientos de la ciudad de Zaragoza y su área de influencia ante el aumento de casos de coronavirus en los últimos días. Ante la imposibilidad de decretar un confinamiento las autoridades apelaron a la responsabilidad de la ciudadanía para que no abandone ni viaje a la ciudad, cuyas principales salidas contarán con controles informativos de las fuerzas de seguridad. Sin embargo la situación en las carreteras aragonesas en lo que va de fin de semana es de normalidad. Según han informado desde Delegación del Gobierno durante este viernes hubo 246.580 movimientos de entrada y salida a Zaragoza, lo que supone un 1% más que el pasado viernes y un 3% menos que el viernes 3.

La comandancia de la Guardia Civil de Zaragoza ha recordado que entre las 14.00 de este viernes y la medianoche del domingo está previsto montar un centenar de puntos informativos. Sin embargo, al no tratarse de un confinamiento forzoso, los agentes no podrán sancionar a aquellos que desoyendo las recomendaciones del Gobierno aragonés han decidido coger el coche para desplazarse a segundas residencias o de vacaciones.

La Guardia Civil realizó este viernes un despliegue especial en el perímetro de la Comarca Central de Zaragoza, con controles no solo en Cuarte de Huerva, sino también en Monzalbarba, Utebo, Botorrita o Zuera. Además de los puntos de información que viene realizando la Agrupación de Tráfico de forma esporádica, en todos los turno de servicio, están previstos que por parte de seguridad ciudadana se realicen durante este sábado puntos informativos en: Rausán y km 233 de la A68 cruce Z40 de 9 a 9,30 y en Villamayor y María de Huerva de 12 a 12,30. En total está previsto realizar un total de 100 controles informativos durante todo el fin de semana.

Según explicó la consejera de Sanidad, Sira Repollés, “no es una orden de confinamiento, es una llamada a la responsabilidad”, que argumentó la efectividad de las restricciones de movilidad para controlar la propagación del virus. Repollés se mostró confiada en que estas medidas puedan reflejarse en una ralentización de la transmisión del virus en seis o siete días.

Una transmisión que, según los datos de contagios en los últimos días, lleva a pensar a Sanidad que la próxima semana Aragón va a registrar “un incremento muy grande” de positivos. Prueba de ello es Zaragoza capital, donde la curva de contagios se duplica ya cada dos o tres días sin que haya previsión de que se pueda frenar a corto plazo.

El director general de Salud Pública, Francisco Javier Falo, reconoció que la Comunidad, y en especial la zona de la capital, va a enfrentarse a “días muy complicados”. Con todo, Falo ha asegurado que la situación actual, pese a registrar varios centenares de nuevos positivos diarios, es muy diferente a la primera ola epidemiológica de marzo y abril.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies