Carlos Alocén dice adiós definitivamente al Casademont Zaragoza

Alocén deja el Casademont Zaragoza y pone rumbo a una nueva etapa. Foto: Twitter

El capitán del Casademont Zaragoza, Carlos Alocén, ha puesto fin definitivamente a su etapa en el conjunto aragonés. Lo hace después de haber logrado dos cursos de éxito, el primero de ellos logrando la clasificación europea y este último que apuntaba a pasar a la historia. Ahora bien, la prohibición de continuar compitiendo frenó la racha en seco tanto en Liga Endesa, donde cayeron eliminados en la fase final, como en Champions.

Alocén acude ahora a las filas del Real Madrid, club que compró los derechos federativos y que dejó cedido al joven base en su club natal. El joven zaragozano, que este año cumple 20 años, sale por primera vez de la capital aragonesa, donde se ha formado desde niño. Ahora, puede presumir de haber dejado atrás esta etapa con la vuelta de los rojillos a Europa.

Personalmente, sus hitos también han contribuido a hacerse con un nombre reconocido en el baloncesto español. Se ha convertido en el jugador más joven en la historia del club en Liga Endesa, y el tercero de toda la historia de la competición. Dos campañas consecutivas como mejor joven del campeonato avivan estos años de éxito. Eso sí, la puntilla la pone el debut con la Selección española de basket.

Llenos de agradecimiento, el Casademont Zaragoza ha querido desearle lo mejor. “Orgulloso de su evolución, crecimiento y proyección en el seno de la entidad, el club quiere desearle a Carlos la mejor de las suertes, tanto a nivel personal como profesional”, rezaba en un comunicado. Llegan nuevos retos para él y sin duda sabrá aprovecharlos para seguir creciendo.

Alocén también muestra su agradecimiento

Como el club zaragozano, Alocén también ha publicado un escrito, donde ha recordado sus primeros pasos, desde que era “un enano” hasta hoy, día de su despedida. El joven zaragozano ha aprendido mucho, ha ido creciendo y se ha ido haciendo el jugador que es. Desde los once hasta los 17 años se formó, y a partir de entonces, se curtió profesionalmente en lo que ha calificado como los mejores dos años de su vida.

El ya excapitán no se ha olvidado de todos los que han contribuido a hacer posible su particular triunfo. También a la “marea roja”, que ha acompañado al equipo siempre que las circunstancias lo han permitido. Y a Zaragoza, su ciudad. “Siempre estaré eternamente agradecido por la suerte que he tenido de ser de donde soy y de empezar mi carrera donde he empezado. Por eso nunca me cansaré de decir: Gracias Zaragoza”, ha finalizado el escrito. Carlos da comienzo a otro periodo sin olvidar nunca sus raíces.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies