Sanidad ve la situación del brote de Lérida “infinitamente peor” que en el este de Aragón

En la comarca del Segriá los contagios se han disparado a más de 500 en la última semana

La consejera de Sanidad, Sira Repollés, ha asegurado que la situación de la comarca del Segriá, en Lérida, es “infinitamente peor” que la que atraviesan en la actualidad las cuatro comarcas del este de Aragón que retrocedieron hace unas semanas a Fase 2. Una afirmación que ha defendido en el Pleno de las Cortes, ante el que también ha asegurado que la evolución del brote avala las medidas que desde Salud Pública se implantaron para estas zonas.

La decisión de retroceder a la Fase 2 a cuatro comarcas, que Repollés ha calificado de “difícil” y “valiente”, convirtió a Aragón en la primera comunidad en tomar estas medidas. Sin embargo, la consejera ha explicado que “volvería a hacerlo”, teniendo en cuenta que la curva de contagios es ahora “favorable”, los ingresos han sido escasos y no se ha producido ningún fallecimiento.

“Se trata de un brote muy controlado que nada tiene que ver con el que por desgracia sufren nuestros vecinos”, ha incidido Repollés, quien eso sí ha llamado a la prudencia para evitar que el foco se descontrole ya “el virus no entiende de límites geográficos”.

Mientras Sanidad cree que el brote en La Litera, Bajo Cinca, Cinca Medio y Bajo Aragón-Caspe está ya “muy localizado”, la comarca ilerdense del Segriá ha regresado en los últimos días a una nueva fase de confinamiento. Allí, los contagios se han disparado a más de 500 en la última semana, algo que Repollés ha achacado a la tardanza en aplicar medidas que por contra sí se tomaron en suelo aragonés.

Vox pone el foco en la “poca regulación” de los temporeros

Sira Repollés ha comparecido este jueves en las Cortes tras una petición del grupo parlamentario de Vox en Aragón, cuyo portavoz en Sanidad, Santiago Morón, se ha interesado por el origen del brote. “A estas alturas ya nadie niega que los contagios tienen que ver con las condiciones en las que se encuentran los temporeros”, ha indicado, lamentando las situaciones en las que algunas de estas personas llegan y trabajan durante varios meses en Aragón.

“No se puede anteponer que estas personas vengan a trabajar a la salud de los aragoneses”, ha explicado Morón, matizando que su formación no pretende criminalizar a un colectivo ni “su derecho a ganarse la vida y buscar un futuro mejor”, sino garantizar el cumplimiento de las medidas sanitarias para evitar riesgos.

Unas afirmaciones a las que la consejera ha respondido recordando que la situación de precariedad y hacinamiento de algunos de estos temporeros se lleva dando años y no ha sido hasta ahora cuando el coronavirus ha “enseñado nuestras vergüenzas”. “Hasta ahora poco o nada nos ha importado su situación, era gente que venía, hacía un trabajado duro y se marchaba y no nos interesaba como vivían ni qué condiciones laborales tenían”, ha lamentado, asegurando que de esta crisis la sociedad saldrá “más consciente”.

Sobre la regulación que el Gobierno de Aragón ha establecido para tratar de garantizar la seguridad de los temporeros, Repollés ha recordado medidas como el establecimiento de protocolos de seguridad no solo en el trabajo, sino también unas condiciones mínimas de sus alojamientos. Con todo, la consejera ha reconocido que estas acciones no pudieron evitar que estos trabajadores, “que son los más perjudicados”, viniesen y se moviesen en “circunstancias difícilmente controlables”. “Para ellos lo fundamental es trabajar y lo que les asusta es la miseria, no la enfermedad”, ha finalizado.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies