La Universidad de Zaragoza tratará de recuperar las clases presenciales para el nuevo curso

Desde el Vicerrectorado de Tecnologías de la Información y de la Comunicación se han iniciado ya las gestiones oportunas para adquirir el equipamiento necesario
Las Cortes han respaldado la PNL formulada por el Partido Popular

El Consejo de Gobierno de la Universidad de Zaragoza se ha reunido este lunes, de manera virtual, y ha acordado las directrices para el desarrollo de la docencia en el curso 2020-21. La idea es que se desarrolle de manera presencial, y que la programación que deban efectuar los departamentos esté supeditada a la planificación de espacios realizada por los centros.

En las aulas dedicadas a teoría, problemas o prácticas que no requieren el uso de laboratorio, taller, aula de informática o espacio similar, se realizará la docencia con normalidad pero aplicando la regla de metro y medio de separación entre estudiantes. Podrá utilizarse el streaming como instrumento de apoyo a la docencia presencial. Excepcionalmente podrá flexibilizarse esta regla cuando, sin superar el 50% de la capacidad del aula, se pueda mantener la presencialidad de todo el grupo o subgrupo. En todo caso, deberán aplicarse las instrucciones en materia de prevención.

Para las clases prácticas en laboratorios, donde es difícil aplicar la regla de 1,5 metros de separación y el desarrollo docente requiere movilidad, todo el personal llevará mascarillas adecuadas para ese tipo de actividad. Se recomienda la ocupación mínima del laboratorio que sea compatible con el desarrollo de la docencia.

Las prácticas externas se llevarán a cabo cumpliendo con las exigencias y reglas preventivas de protección de la salud previstas en la institución o empresa donde se desarrollen. Una vez que Salud Pública autorice el acceso de los alumnos de la rama de la Salud Humana a los centros sanitarios, así como a algunas prácticas en sus centros respectivos en las que sean necesarias maniobras que exijan el contacto físico, el estudiantado irá protegido de la misma manera que los profesionales que imparten la práctica clínica. Las prácticas en centros educativos se podrán recuperar, cuando lo permita la Consejería de Educación. Se recomienda anticipar en lo posible las actividades esencialmente presenciales que tengan más riesgo de ser suspendidas en caso de alarma sanitaria y cierre de las instalaciones, empresas e instituciones donde deban ser realizadas.

Cuando haya una multiplicidad de grupos o subgrupos, algunos de ellos podrán programarse on line. Con esta medida se trata de proteger la situación de los colectivos de riesgo, promoviendo que estos grupos se conformen con estudiantes sin problemas de conectividad. Con carácter excepcional, un centro podrá extender más la docencia on line, garantizando que el estudiantado con problemas de conectividad disponga de un espacio donde recibir esta docencia. La Universidad garantizará que el profesorado pueda impartir la docencia on line desde su despacho o instalaciones universitarias adecuadamente dotadas, con salvaguarda de la salud de los colectivos vulnerables.

La actividad tutorial y la dirección de trabajos se realizarán preferentemente a distancia. La evaluación se planificará preferentemente de manera presencial, recomendándose la evaluación continua, ante la contingencia de un posible cambio de escenario. Los centros y departamentos planificarán la docencia previendo la eventualidad del cierre de las instalaciones universitarias a los efectos de la docencia.

Para favorecer la coordinación en equidad de condiciones para todo el estudiantado y afrontar sus problemas de evaluación, deberán organizarse las asignaturas con varios grupos o impartidas por varios departamentos o áreas de conocimiento de forma que queden garantizados los mismos contenidos tanto en la docencia presencia como en la alternativa.

La Universidad programará para su personal acciones reforzadas de formación en las tecnologías necesarias para la docencia. Cuando sea necesario, se podrá adaptar el Plan de Ordenación Docente a las particularidades de la docencia durante el curso 2020-2021.

Oferta de empleo público y reposición de bajas

Se ha aprobado una Oferta de Empleo Público, de 23 plazas de catedrático de universidad, de promoción interna. La oferta tiene carácter parcial y es independiente de la oferta de empleo a turno libre. También se ha aprobado la segunda fase de la OPE, parcial, para 2020, de profesores titulares o profesores contratados doctores, que incluye 36 plazas. Asimismo, se han aprobado las bases para la reposición de las bajas sobrevenidas (por jubilación o fallecimiento) de profesorado con vinculación permanente para el curso 2020-21 generadas en relación con la crisis sanitaria experimentada por el Covid-19.

Print Friendly, PDF & Email
Desde el Vicerrectorado de Tecnologías de la Información y de la Comunicación se han iniciado ya las gestiones oportunas para adquirir el equipamiento necesario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies