Las medidas tributarias para paliar la crisis del Covid-19 supusieron 4.225 millones menos

La crisis por el Covid-19 ha hecho que se desplome la economía

Las medidas de carácter tributario aprobadas por el Gobierno para paliar los efectos de la crisis provocada por la pandemia de Covid-19 han supuesto 4.225 millones de euros menos de recaudación hasta mayo, según el informe de recaudación mensual de la Agencia Tributaria.

Según dicho informe, de la cantidad total, 1.980 millones de euros menos de recaudación corresponden al IVA, 1.344 millones de euros son atribuibles al IRPF, 550 al Impuesto de Sociedades, 34 a impuestos especiales y 317 a otros tributos.

En concreto, la medida que ha supuesto dejar de ingresar una mayor cantidad de recursos tributarios, un total de 2.586 millones, es la del aplazamiento de autoliquidaciones para los autónomos y pymes. Así, esta medida ha tenido un impacto de 1.053 millones de euros menos en concepto de IRPF, 1.270 por IVA, 224 en Impuesto de Sociedades, 34 en impuestos especiales, y cinco por otros tributos.

Esta medida permitió el aplazamiento del pago de tributos hasta el 20 de mayo, por lo que en la cantidad de 2.586 millones de euros la Agencia Tributaria ya ha descontado los importes que ya han sido ingresados.

Aplazamiento de deudas

La segunda medida con un mayor impacto negativo en la recaudación hasta mayo sería la suspensión del plazo para abonar las deudas tributarias de hasta 30.000 euros, para las que, con motivo del Covid-19, se dio un plazo de seis meses de los cuales los tres primeros no generarían intereses, periodo que posteriormente se amplió a cuatro. Según las estimaciones de la Agencia Tributaria, esta medida tendrá un impacto de 1.629 millones de euros.

Por impuesto, esta medida ha tenido un impacto de 290 millones de euros menos en la recaudación de IRPF, 317 millones en la del Impuesto de Sociedades, 710 millones en IVA y 312 millones en otros tributos.

Por último, el cambio de modalidad de liquidación en los pagos fraccionados de IRPF y Sociedades que aprobó el Ejecutivo ha tenido un impacto negativo de 10 millones de euros en la recaudación, de los cuales nueve corresponden a Sociedades y uno a IRPF.

Esta medida abrió la posibilidad en el IRPF de aplicar la estimación directa en 2020 y volver a la estimación objetiva en 2021 y, en el Impuesto sobre Sociedades, de pasar del pago según la última cuota presentada a pagar de acuerdo a los beneficios del ejercicio.

Además, esta tercera medida también permitía el cambio de modalidad en el IVA y reducía el pago en la estimación objetiva al eliminar del cómputo como días de ejercicio de la actividad los días naturales en los que hubiera estado declarado el estado de alarma. Sin embargo, la Agencia Tributaria señaló que estos dos aspectos no han sido evaluados por el momento.

Print Friendly, PDF & Email
Más artículos
Zaragoza registra más de 600 denuncias por el “no uso” de mascarillas en solo cinco días

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies