Aragón reducirá las tasas universitarias un 9% para impedir que ningún estudiante “se quede atrás”

La política actual de becas también se incrementará hasta dotarla con 900.000 euros

La pandemia ha tambaleado los contextos personales y económicos de muchas familias, generando incertidumbres y preocupaciones a toda escala. Para tratar de aliviar la situación en el ámbito académico y ayudar al alumnado a proseguir con preparación profesional, el Gobierno de Aragón y la Universidad de Zaragoza han llegado a un acuerdo para implementar medidas extraordinarias de cara al curso 2020-2021. Así, entre otras acciones, se ha decretado la reducción de las tasas universitarias de primeras y segundas matrículas hasta en un 9%. Tampoco correrá convocatoria ni se incrementará el coste de las asignaturas suspendidas, y los perceptores del Ingreso Mínimo Vital estarán exentos de pago.

La consejera de Ciencia, Universidad y Sociedad del Conocimiento, Maru Díaz, ha explicado ante los medios de comunicación que ambas instituciones tomaron esta determinación con un claro objetivo: impedir que “nadie se quede atrás” ofreciendo una “segunda oportunidad”· Además, también se va a reforzar el sistema de becas, añadiendo un programa específico para ayudar a los más afectados. Esta nueva línea de ayudas, ampliará la política actual de becas, que estará dotada con 900.000 euros.

Gracias a la bajada de precios –que se retrotraen a niveles de 2012- y a la prórroga extraordinaria, la Universidad pretende dar una “segunda oportunidad” al conjunto del alumnado. Más de 26.500 estudiantes podrán beneficiarse de las reducciones, aunque los precios públicos vengan sujetos al grado de experimentalidad. Actualmente, el coste medio por crédito alcanza los 18, 80 euros, por lo que al aplicar la nueva tasa este se reducirá hasta los 18 euros.

Tal y como ha señalado la consejera, la crisis económica devenida de la sanitaria ha obligado a “repensar” el modelo educativo de cara al próximo curso, para lo que asimismo ha tenido que someterse a esfuerzo la propia dotación presupuestaria. El sostenimiento universitario ha implicado una inversión de cerca de cinco millones de euros, suponiendo un ahorro  medio por alumno de unos 200 euros y de hasta algo más de 300 euros en las matrículas más caras.

Precisamente, la consejera Maru Díaz ha recordado que ya hay estudios científicos que avalan que pandemia ha hecho mella en el rendimiento del alumno. El miedo, la rabia o la frustración derivada de la propia incertidumbre han tenido un impacto psicológico de calado, ya que muchos de los estudiantes han tenido también que encarar situaciones familiares muy duras –ya sea fallecimiento o pérdidas de trabajo-.

Por esta razón, para el rector, José Antonio Mayoral, que se hayan tenido que reconfigurar las “prioridades” de la institución en materia económica no ha sido sino un necesario esfuerzo para que ningún estudiante se plantee el abandono de sus estudios “por las condiciones de contorno”. La clave ahora, ha asegurado, es dotarles a todos ellos “de tranquilidad”.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies