Se despide una primavera cálida y húmeda que ha batido récord histórico de lluvia en Teruel

Aragón ha registrado un valor promedio de temperaturas más altas que las medias del período de referencia

La provincia de Teruel refleja una primavera extremadamente húmeda, casi el doble de su media a pesar de que el mes de mayo ha sido seco. Supera la de 2007, que era la más húmeda registrada en el siglo XXI. En cuanto al verano, entrará este sábado con todas las consecuencias, pues previsiblemente hoy será el último día en el que Aragón no llega a los 30 grados. Sin embargo, no se espera que el termómetro alcance los 40 grados a corto plazo.

La primavera aragonesa ha sido muy húmeda y muy cálida, según el resumen climatológico de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). “Marzo ha sido normal en temperaturas y extremadamente húmedo, abril muy cálido y húmedo y mayo extremadamente cálido y húmedo”, ha especificado el delegado territorial en Aragón de la Aemet, Rafael Requena. En concreto,“en mayo, ha habido zonas con una temperatura media hasta 4 ºC por encima de la media”, ha añadido Requena.

Destaca el caso de Teruel, que se traduce en datos con una precipitación acumulada del 544% en marzo (más de cinco veces la media), en abril del 191% (casi el doble) y en mayo del 70% (el único mes en el que ha sido más baja de la media). Por lo tanto, la precipitación acumulada estos tres meses ha sido de 193%. En temperaturas, el clima ha sido “extremadamente cálido”, asegura Requena; entre el resto de la comunidad con una diferencia positiva de 2’2 grados con respecto a la media.

En cuanto a la Comunidad Autónoma en general, Aragón ha registrado un valor promedio de temperaturas más altas que las medias del período de referencia (1981-2010) en 1’5 grados. En este sentido, marzo fue un mes normal en temperaturas, abril fue muy cálido y mayo extremadamente cálido. En precipitaciones, Aragón registra un promedio del 180% (casi el doble) con respecto a las medias de referencia. Marzo fue extremadamente húmedo y abril y mayo fueron húmedos.

Para el próximo trimestre se predijo que en España haría más calor del habitual, pero con las dos semanas vividas en junio cambiará la tendencia para el norte del país, donde no está claro que vaya a ser un verano especialmente cálido, aunque en el sur se mantiene. Las precipitaciones bajarán con respecto al periodo de referencia.

El año agrícola

Dada la abundancia de lluvias de la primavera, el año agrícola –que va del 1 de septiembre al 31 de agosto- presenta datos muy positivos a 31 de mayo. Así, ha explicado Requena, “la precipitación acumulada con respecto a la media es un 43% mayor, con un superávit de 156 litros por encima de lo habitual”.

“En Huesca y en Zaragoza, aunque ya no lloviera más hasta septiembre, habría ya la misma agua que la media de los últimos años. Y en Teruel, apenas faltan 25 litros para alcanzarla”, ha dicho.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies