Zaragoza inaugura un especial monumento en homenaje a todos los donantes de sangre que salvan vidas

El acto coincide con el Día Mundial de los Donantes de Sangre

Este domingo, 14 de junio, se conmemora el Día Mundial del Donante de Sangre. En el marco de la celebración, Zaragoza ha inaugurado un monumento en homenaje a los donantes, como una forma de agradecimiento público a la solidaridad “extremadamente infinita” de todas aquellas personas que no han cesado en su empeño de ayudar a los demás “a cambio de nada”. Con estas palabras, la presidenta de los donantes de Zaragoza, Mari Carmen González, ha querido transmitir “de todo corazón”, en nombre de la Asociación y todos los enfermos, una inmensa gratitud hacia el Ayuntamiento por haber hecho realidad una petición que llevaba gestándose más de 30 años.

González ha reiterado su agradecimiento hacia la “gran generosidad” de la gente que apuesta por donar, y ha puesto de ejemplo al propio alcalde de la ciudad, Jorge Azcón, reconociéndole el apoyo mostrado desde que “era un chavalín”. Para González, Azcón siempre “nos ha dado no una, sino las dos manos”, ejerciendo de soporte desde el ámbito político. Hoy, ha dicho González, también es un día para “darle las gracias a él” porque, a pesar de los tiempos difíciles, ha hecho posible un monumento dedicado a una de las instituciones “más antiguas de España”.

Por su parte, el alcalde ha dicho que es un “acto de justicia” hacia todos los zaragozanos que “regalan su sangre”. Una sangre que “ni se compra, ni se puede fabricar”, pero que sí puede “salvar vidas”. Para Azcón es un día en que tan solo se ha dado “un paso más”, pero que, desde luego, es posible “dar muchos más”, sumándose a una donación que no desiste en Aragón, pues, en apenas cinco meses, se han llegado a registrar más de 17.600 aportaciones de sangre.

En ese sentido, González ha recordado que “lo que duele es no tener sangre y necesitarla”. Por ello, la presidenta, para concluir, ha hecho un llamamiento a la sociedad aragonesa para que se conciencien de la importancia de hacerse donante de sangre, porque es una simple manera de salvar miles de vidas.

El monolito, diseñado por el arquitecto del Ayuntamiento Federico Pellicer Raz, y construido por Fernando Navarro, es una estructura de hormigón blanco en forma de prisma trapezoidal invertido sobre base de hormigón blanco rectangular, que acoge las formas del corazón y la gota de sangre, símbolo de la asociación de Donantes de sangre de Zaragoza.

Se trata de un encofrado a cuatro caras con paneles fenólicos apoyados en esperas desde la base que hace de zapata. Armado con varillas de hierro horizonatales y verticales, formando una parrilla donde se alojan los moldes de las formas que hacen de pasamuros fabricados con tubos de PVC y paneles fenólicos.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies