Teruel refuerza la presencia policial durante las Fiestas del Ángel aunque hayan sido canceladas

Este año no va a celebrarse la Vaquilla del Ángel por primera vez desde que se retomó esta fiesta en 1942

La alcaldesa de Teruel, Emma Buj, y el subdelegado del Gobierno en Teruel, José Ramón Morro, han copresidido este miércoles la Junta Local de Seguridad celebrada con motivo de la suspensión de las Fiestas del Ángel con el fin de coordinar las actuaciones a realizar para asegurar que se cumple con las normas establecidas a causa de la pandemia de coronavirus en las fechas en las que deberían haberse celebrado dichas fiestas.

La alcaldesa ha recordado que este año no se va a celebrar la Vaquilla del Ángel por primera vez desde que se retomó esta fiesta en 1942 tras el parón de la guerra civil. “Todos sabemos que en esta ocasión es por una ciris sanitaria, y quiero incidir en este concepto porque el estado de alarma finalizará, previsiblemente el 21 de junio, pero eso no significa que finalice la crisis sanitaria”, explicaba, añadiendo que “vamos a tener que seguir llevando mascarilla, guardando la distancia de seguridad de 1,5 metros, y por tanto yo lanzo un mensaje a la población turolense: les pido responsabilidad durante las fechas que coincidirían con la tradicional Vaquilla del Ángel”.

Para Buj, es evidente que “todos vamos a tener un sentimiento de nostalgia, de añoranza, sobre nuestra fiesta, pero tengo que recordar que no se celebra porque en España han fallecido miles y miles de personas, porque estamos en una pandemia mundial, porque la enfermedad está ahí y hasta que no tenga una vacuna o un tratamiento tenemos que seguir manteniendo esas distancias”.

Sin eventos ni celebraciones 

En los días en que tendría que haberse celebrado la Vaquilla no habrá ningún tipo de evento ni celebración pública organizado por el Ayuntamiento ni por las peñas que puedan dar lugar a que los turolenses no mantengan las distancias de seguridad. Se mantiene el lunes 13 de julio como fiesta local.

“Estamos preocupados por algunas reuniones o fiestas que puedan organizar los particulares, por eso hemos celebrado esta junta de seguridad”, señalaba la alcaldesa, recordando que no está permitido en ningún caso, a lo largo de todo el año, la contratación particular de charangas, lo que necesita una previa autorización municipal “que, evidentemente, no se va a conceder”, por lo que en el caso de que se detecte alguna, se sancionará.

Buj también ha hecho referencia a la obligación de mantener los aforos establecidos por la normativa vigente en los establecimientos hosteleros y la distancia de seguridad entre los particulares, algo que vigilarán tanto la policía local como la nacional. “Lo que más nos preocupa es el sábado por la tarde, por lo que se va a blindar la Plaza del Torico para que nadie pueda tener la tentación de acudir a esa plaza a emular el momento en el que se pone el pañuelico, aunque sí que podrán estar las personas en las terrazas de los establecimientos hosteleros”, anunciaba.

Por otra parte, durante todos esos días habrá un refuerzo de la presencia policial, informando de las sanciones que puede conllevar no observar las normas de convivencia. “Lo que nos gustaría es no tener que sancionar a nadie, sino que sea sólo una labor informativa, pero si alguien no cumple eso finalizará en una sanción”, añadía.

Campaña de concienciación 

El Ayuntamiento de Teruel llevará a cabo una campaña de información y concienciación los días previos para recordar a los turolenses que no se va a celebrar la Vaquilla. “Yo recomiendo a todo el mundo que no saque a la calle el traje porque no va a haber Vaquilla, de hecho los horarios de los bares de copas van a ser los mismos que cualquier día normal” indicaba, resaltando que “el sábado habrá una especial vigilancia policial en todos aquellos lugares como el campanico o el pañuelico para evitar que alguien pueda tener la tentación de hacer algún acto espontáneo, y eso se prolongará durante todo el fin de semana”.

La alcaldesa insiste en que “por supuesto se puede quedar a comer o a tomar una caña pero no puede haber ningún tipo de celebración ya que nos estamos jugando cosas importantes”.

“Estamos viendo como ha habido repuntes de la enfermedad precisamente en celebraciones o en fiestas. Eso es lo que queremos evitar, porque cualquier situación de estas características podría dar lugar a que Teruel tuviera que retroceder de fase y tendríamos que volver a endurecer las normas. Eso es lo que no queremos que suceda. Queremos ir recuperando la normalidad poco a poco, dentro de lo posible, y por tanto esa responsabilidad nos va no sólo en esos días y que no haya contagios, sino también en que Teruel no retroceda de fase, algo que podría llegar a ser una realidad si entre todos no observamos las normas de convivencia que se nos están marcando en estos momentos”, concluía.

EJEMPLO PARA OTRAS CIUDADES

El subdelegado del Gobierno se sumaba al llamamiento de la alcaldesa incidiendo en la importancia de cumplir las normas y no propiciar las aglomeraciones en ningún caso. “Son elementos básicos que los ciudadanos, con responsabilidad, deben de cumplir, y las instituciones y las autoridades estamos todavía más en la obligación de ayudar a hacer que se cumplan”, indicaba.

Morro recordaba que la Vaquilla de Teruel es la primera fiesta “de peso” en Aragón que no se va a celebrar “y en muchos casos los ciudadanos de Aragón se van a mirar en nosotros, cómo en Teruel se hacen bien las cosas, por todos, por las instituciones, pero también por los hosteleros, por los vaquilleros y vaquilleras de toda la vida, para que tengamos una buena celebración de esta ‘No Vaquilla’ como respeto también a toda esa gente que ha padecido mucho, y que incluso ha tenido que velar en la más absoluta soledad el fallecimiento de enfermos con los que han estado incomunicados durante mucho tiempo, y en general toda la población que hemos hecho un esfuerzo inmenso de confinamiento y de respeto a la normativa, y por eso estamos actualmente en la situación que estamos y no podemos, de ninguna manera, contribuir a jugarnos cualquier paso atrás”.

En ese sentido, ha anunciado que se va a disponer de todos los medios posibles: “pondremos el máximo número de policías uniformados para intentar que no se produzcan aglomeraciones, y se sancionará según la normativa vigente”. También ha avanzado que “hablaremos con los hosteleros para decirles que no se la pueden jugar, porque la mayoría de las sanciones superan los 6.000 euros y no les va a compensar el posible beneficio que puedan tener por el incumplimiento de aforo, y en ese sentido vamos a ser estrictos”, añadiendo que la policía autonómica realizará visitas pormenorizadas a los establecimientos en los días previos para comprobar que van a cumplir las condiciones de aforo, “y los propios días de la Vaquilla se va a supervisar que se está cumpliendo y si no es así no habrá más remedio, sintiéndolo mucho pero por el beneficio de todos, que tener que proceder a esas sanciones, que estoy seguro de que no llegaremos a ellas porque los hosteleros de Teruel son grandes profesionales, responsables, y nos van a ayudar a que se respete la norma que es lo que todos tenemos que hacer”.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies