Los montes aragoneses han sufrido un 62% menos de incendios que el año pasado a estas alturas

La formación ha recordado que Aragón dispone de un modelo propio de operativo de prevención y extinción de incendios diferenciado del de otras comunidades

El balance de incendios registrados en la Comunidad Autónoma de Aragón en lo que va de año es más que positivo respecto a ejercicios precedentes. De hecho, el territorio aragonés ha sufrido un total de 68 incendios desde el 1 de enero, de los cuales 59 han sido conatos de menos de una hectárea y los otros nueve no han tenido mayor importancia. Mientras, en el mismo periodo de 2019 se contabilizaron 176, por lo que el descenso es del 62% hasta el 31 de mayo.

Situación que se extrapola en más datos positivos, como que en estos 68 incendios, de los cuales 24 han tenido lugar en Huesca, 27 en Zaragoza y 17 en Teruel, han ardido 71 hectáreas. Por el contrario, en 2019 fueron pasto de las llamas 136 hectáreas, por lo que se ha reducido prácticamente a la mitad, según ha informado este miércoles el Gobierno de Aragón en la presentación de la campaña de prevención y extinción de incendios forestales para esta temporada.

Allí, el director general de Medio Natural y Gestión Forestal, Diego Bayona, ha explicado los factores que han propiciado esta sobresaliente mejora en los datos. Por un lado, Aragón ha contado “con una climatología benigna debido a las muchas precipitaciones” y también que con el confinamiento se han reducido el número de quemas en los montes del territorio de la Comunidad Autónoma.

De cara al presente ejercicio, el Ejecutivo ha destinado un presupuesto de 28,5 millones de euros, el mismo que el pasado año, estando la práctica totalidad de los medios disponibles activos desde el 1 de junio hasta el 30 de septiembre. Además, el número de personas que trabajarán durante la campaña es de 1.218 entre el personal técnico del Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, agentes para la protección de la naturaleza, personal laboral y personal de la empresa pública Sarga.

Por su parte, el jefe del servicio de gestión de servicios forestales, Marco Lorenzo, ha detallado que el operativo cuenta con 62 cuadrillas terrestres y ocho helitransportadas, que a su vez están integradas por seis helicópteros ligeros y dos medios para el transporte de personal y el lanzamiento de agua. También se alcanzarán las 39 unidades terrestres mediante camiones autobomba y vehículos ranchera en el periodo de máxima activación.

Sí ha admitido Bayona que han sufrido problemas en 24 de los 80 puestos fijos de vigilancia que están repartidos por todo Aragón, 20 en Teruel y cuatro en Huesca, pidiendo disculpas por ello. En este caso, se han detectado por parte del servicio de prevención de riesgos de Sarga deficiencias en prevención de riesgos laborales que ha provocado que estos puestos estén inoperativos. Eso sí, desde el Gobierno de Aragón trabajan junto con Sarga para establecer alternativas de vigilancia de cara a mantener este servicio, que supone por ejemplo un incremento de velocidad en la detección de fuego y, por tanto, una mayor rapidez a la hora de actuar para evitar que se extienda.

Proceso de participación

Diego Bayona ha anunciado que a partir del 16 de junio se pondrá en marcha un proceso de participación para el diseño de un nuevo modelo operativo de prevención y extinción de incendios en Aragón. Desde principios de año se trabaja en un informe diagnóstico de este operativo que será el punto de partida de un proceso en el que los diferentes actores que forman dicho dispositivo, junto con especialistas del sector, podrán trabajar de forma conjunta en el diseño de este nuevo modelo que regirá el territorio aragonés.

En este sentido, el director general confía en culminarlo en octubre para que “en 2021 se puedan implantar esos cambios que permitan profesionalizar totalmente el operativo y, por otro lado, integrarlo en la atención a otro tipo de emergencias y contingencias del medio rural”.

Borrasca Gloria

El paso de la borrasca Gloria asoló parte del territorio aragonés, en especial afectando a la provincia turolense, y anegó los montes de madera. Al respecto, Bayona ha agradecido el trabajo del Servicio Provincial de Teruel por su labor, ya que ha conseguido “actuar en gran parte de daños, especialmente en las zonas más importantes”.

Eso sí, queda trabajo por hacer debido a la magnitud de la borrasca, aunque ya hay zonas donde se ha retirado completamente “toda esta madera que quedaba a disposición de posibles incendios”.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies