La consejera de Universidad apuesta por combinar digitalización, clases presenciales y profesorado

Maru Díaz ha puesto en valor la “importantísima vertiente científica” de la institución, que “puede permitir curar la pandemia o paliar sus efectos”

La consejera de Ciencia, Universidad y Sociedad del Conocimiento, Maru Díaz, ha defendido este viernes la necesidad de encontrar “el punto medio virtuoso entre las oportunidades indudables de la digitalización para la universidad y el contrapeso con la necesaria presencialidad y el papel de sus profesores”. Díaz ha apostado por afrontar “sin prejuicios” la nueva etapa que vive la institución académica a raíz de la crisis de la Covid-19.

En su opinión, la clave radica en construir “modelos híbridos que preserven el aprendizaje a través de la interacción social presencial y, a su vez, saquen el mayor partido a la formación más autónoma y autodidacta a distancia”.

“Necesitamos combinar ambas experiencias –ha destacado- para seguir haciendo que las universidades sean la cuna del saber a la vez que espacios profesionalizantes de alta calidad y valor”.

De esta forma, se ha pronunciado la consejera en su intervención en la jornada “La importancia de la Universidad en tiempos de la Covid-19”, organizada por la Asociación de Directivos y Ejecutivos de Aragón (ADEA), que se ha desarrollado de forma virtual y que ha podido seguirse a través de la página web. En “ADEA Conecta” han participado también el rector de la Universidad de Zaragoza, José Antonio Mayoral, y la rectora de la Universidad San Jorge, Berta Sáez.

La consejera, que ha agradecido la oportunidad de la jornada para poder reflexionar desde el sosiego que no ha permitido la emergencia sanitaria, ha señalado que “el aprendizaje siempre es relacional” y que “el aula es algo más que un espacio de escucha y toma de apuntes”. Por ello, y aunque ha insistido en que “la necesidad de una universidad digitalizada es el gran reto al que nos aboca esta pandemia”, ha querido subrayar la “crucial labor del profesorado”, como ya enseñara Sócrates.

En este sentido, y citando al crítico literario George Steiner, ha argumentado que “la pantalla puede enseñar y el aprendiz puede preguntar”, pero que “siempre sobrevivirán las lecciones de los maestros”, dado que al igual que “el deseo de conocimiento, la vocación de enseñar está grabada en los mejores hombres y mujeres”. Por eso, ha reiterado que la docencia es una profesión “a preservar y proteger”.

“La formación digital –ha insistido- no puede suplir el papel de tejer redes sociales entre compañeros como motor para el aprendizaje, la importancia de la comunicación cara a cara y el rol de comunicación y personalización del aula que el profesor ejerce con sus alumnos”.

Además de poner el foco en la función docente de las universidades, en su intervención la responsable del Departamento autonómico ha hablado de la institución como “ascensor social hacia la igualdad de oportunidades, salvaguarda del conocimiento en tiempos convulsos y herramienta para adaptarse a los cambios económicos y sociales”.

Y no ha querido pasar por alto la “importantísima vertiente científica” de la universidad, que con sus institutos de investigación y la formación de su personal, “puede ser la llave que nos permita curar la pandemia, paliar sus efectos o mejorar la adaptación a esta nueva normalidad que se nos viene”, ha concluido.

A este respecto, ha recordado la inversión por parte de su Departamento -anunciada esta misma semana y cuyo decreto-ley se ha publicado hoy mismo en el Boletín Oficial de Aragón- de un millón de euros para financiar ocho proyectos de investigación aragoneses para luchar contra la Covid-19. Cinco de ellos corresponden al Instituto de Investigación Sanitaria de Aragón, dos a la Universidad de Zaragoza y otro al Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud.

Todos quedaron a las puertas de obtener financiación en la evaluación efectuada en la convocatoria estatal por el instituto Carlos III, donde se priorizó estudios con efectos a más corto plazo. Tal y como ha rememorado Díaz, Aragón “ha querido hacer un esfuerzo” para que puedan desarrollarse entre este año y el próximo con el objetivo de que Aragón “siga a la vanguardia en la investigación contra la pandemia y pueda regresar cuanto antes a la normalidad, sin dejar a nadie atrás”.

Además, ha reiterado su compromiso con mantener el presupuesto de investigación por parte de su Departamento, que este año se había incrementado un 17%. “Se van a mantener todas las convocatorias”, ha asegurado.

Por último, Díaz ha apuntado a la necesidad de continuar trabajando desde la Universidad para lograr una “formación más transversal” y para conseguir una “mayor transferencia” con las empresas, especialmente en todo lo relativo a las TIC, debido a la situación extraordinaria que ha traído la pandemia.

Print Friendly, PDF & Email
Más artículos
La Universidad de Zaragoza acuerda extender el periodo lectivo hasta el 31 de julio

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies