Vino y miel: Una batalla por la cultura

Las ninfas enseñaron a Aristeo (o Meliso, el Meloso), y éste enseñó a los hombres, a cultivar las colmenas y obtener dulce miel. Como Dionisos protegía el cultivo de la vid y la producción de vino, se enfrentó a Aristeo ante un jurado de inmortales que, tras muchas deliberaciones y degustaciones, dio la victoria a Dionisos y al vino. Sentenciaron a su favor los inmortales que es posible ignorar la muerte por medio de la embriaguez. Sin embargo, Aristeo no se sintió derrotado, al contrario. ¿Qué decisión tomó Aristeo?

Si no encuentras la solución PULSA AQUÍ

Aristeo mezcló la miel y el vino para sumar ambos placeres.

Griegos y romanos fueron malos enólogos. Sus vinos se estropeaban con rapidez. Para conservarlos y para ocultar sus defectos añadían resinas de pino, agua marina y yeso para clarificarlos. Como edulcorante y conservante agregaron miel y también plomo. Hoy sabemos que el plomo es muy tóxico (saturnismo) y pudo ser la causa de la locura de Calígula y de Nerón.

Print Friendly, PDF & Email
Más artículos
¿Alfabeto o abecedario?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies