Opel dobla la producción del Corsa y la semana que viene retomará el C3 Aircross y el Crossland

Este lunes fue el primer día en el que trabajaron en turno de mañana y tarde

La planta de Opel en Figueruelas continúa con su particular desescalada y vuelta a la normalidad. Desde esta semana, la línea 2, encargada únicamente del Corsa, ya trabaja en turnos de mañana y tarde con unos 2.000 trabajadores, alcanzando una producción de alrededor de 800 vehículos. Además, está previsto que la próxima semana se retome el funcionamiento en la línea 1, que ensambla el Citroen C3 Aircross y el Crossland X.

La planta de Opel en Figueruelas continúa con su particular desescalada y vuelta a la normalidad. Desde esta semana, la línea 2, encargada únicamente del Corsa, ya trabaja en turnos de mañana y tarde con unos 2.000 trabajadores, alcanzando una producción de alrededor de 800 vehículos. Además, está previsto que la próxima semana se retome el funcionamiento en la línea 1, que ensambla el Citroen C3 Aircross y el Crossland X.

Todo ello se realiza con unas estrictas medidas de seguridad e higiene, fijadas en un escrupuloso protocolo implantado por PSA en todas las plantas del grupo. Según ha explicado el secretario general de la Sección Sindical de UGT en Figueruelas, José Carlos Jimeno, ha existido un “comportamiento cívico” y el cumplimiento de estas nuevas normas sanitarias por parte de los trabajadores, poniendo también en valor el “gran esfuerzo realizado por la empresa y el Comité de Seguridad y Salud para que el protocolo sea muy seguro”.

Este lunes fue el primer día en el que coincidieron dos turnos, aunque ambos ya habían tenido una semana de “entrenamiento” de las nuevas reglas. “Funcionó todo muy bien. Hay algunas pequeñas deficiencias que hay que limar y corregir, pero, en general, ha funcionado muy bien con unas medidas de sanidad extraordinarias”, ha expuesto Jimeno. Así, solo faltará por reiniciar el turno de noche, para el que todavía no hay fecha de vuelta.

Entre esas nuevas medidas, la planta ha instalado tres cámaras termográficas para medir la temperatura de todos los trabajadores. “La plantilla viene cambiada de ropa, no tiene que fichar, se va con la ropa limpia del día siguiente, se da una dotación de cuatro mascarillas diarias y gafas, y, en aquellas zonas donde, por la forma de trabajar, tienen que estar juntas, se les da pantallas faciales. Las medidas de seguridad son extraordinarias y la gente está funcionando muy bien”, ha detallado el responsable de UGT en la planta de Opel.

De esta forma, la factoría del Grupo PSA continuará dando pasos en las próximas semanas hasta alcanzar la llamada “nueva normalidad”, que intentará aproximarse lo máximo posible a la alta capacidad de producción que tenía antes del parón por el coronavirus. “La vuelta de todos los trabajadores la marcarán los mercados. Las autoridades sanitarias, conforme funcione la desescalada, nos permitirán a las industrias reducir un poco las medidas de seguridad”, ha afirmado Jimeno.

Por otro lado, el Comité de Empresa mantuvo este lunes un encuentro con la Dirección en el que se propuso fijar como vacaciones la primera quincena de agosto y darse un tiempo para valorar una tercera semana.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies