Unas 170 residencias libres de Covid-19 ya pueden recibir visitas de familiares

Todas las personas, visitantes y visitadas, deberán llevar mascarillas y lavarse las manos. Foto de archivo

Los ancianos de 170 residencias de todo Aragón, de los casi 300 centros repartidos por la Comunidad, ya pueden desde este lunes recibir las visitas de sus familiares. Para ello, deben ser consideradas libres de Covid-19, es decir, no haber registrado ningún caso positivo en los últimos 28 días, el equivalente a dos cuarentenas.

Esta es una de las novedades que permite el pase de las tres provincias aragonesas a la Fase 2 de la desescalada. Aun así, deberán cumplirse unas estrictas restricciones sanitarias, preferentemente en el espacio exterior o en salas habilitadas para ello, evitando la circulación interior por la residencia. Además, tendrá que establecer un circuito seguro para que las personas encamadas también puedan recibir la visita de sus familiares.

Del mismo modo, todas las personas, visitantes y visitadas, deberán llevar mascarillas y lavarse las manos, y no están permitidas las aglomeraciones. “El sistema de cita previa debe adaptarse a la organización del centro. Se tendrá que controlar el mantenimiento de la distancia de seguridad y respeto de los aforos. No puede haber contacto físico”, ha explicado el secretario general técnico del Departamento de Ciudadanía y Derechos Sociales, José Antonio Jiménez, apelando a la “responsabilidad” de los familiares.

La situación de los colectivos más vulnerables ha sido uno de los centros de atención del encuentro que han mantenido este lunes el Gobierno de Aragón y varias asociaciones sociales. Jiménez ha recordado que las residencias de personas con discapacidad también pueden solicitar la línea de 1,5 millones de euros de subvenciones abierta por el Ejecutivo para que los centros puedan hacer frente a los gastos sobrevenidos por la pandemia. El Departamento ha trasladado a las entidades la decisión de mantener el principio de prudencia y no abrir, por el momento, ni centros de día ni ocupacionales, y les ha instado a plantear propuestas individualizadas a los usuarios.

Los solicitantes del IAI se incrementan un 11% durante la pandemia

La crisis sanitaria ha ahondado la situación de vulnerabilidad de numerosas familias, que, si bien ya tenían que subsistir en riesgo de exclusión, la pérdida de empleo ha agudizado este riesgo de exclusión. En concreto, durante este mes de mayo, 7.902 aragoneses han percibido el Ingreso Aragonés de Inserción (222 más que en abril), lo que implica que su concesión durante la pandemia se ha incrementado un 11% (840 personas más lo han solicitado y recibido desde marzo). A este pago se han destinado en mayo 4,4 millones de euros y anualmente se reservan 50, aunque la cantidad varía según las necesidades.

Tras los 7.902 perceptores, hay 18.726 personas a las que llega este ingreso, de las cuales 4.909 son niños. El IAI es una prestación cuyos titulares son fundamentalmente mujeres y que oscila entre los 491 y los 736 euros. Para recibirlo es necesario estar dado de alta como buscador activo de empleo y, en caso de trabajar, tener un salario inferior a la cuantía que tocaría cobrar como perceptor del IAI. De los 7.902 perceptores, 7.070 son de Zaragoza, 519 de Huesca, y 313 de Teruel.

En este sentido, desde el Gobierno de Aragón van a estar muy pendientes del Consejo de Ministros de este martes, pues está previsto que se apruebe el Ingreso Mínimo Vital, que será incompatible y primará respecto al IAI. El director gerente del IASS, Joaquín Santos, espera que la “inmensa mayoría” de esas 7.902 personas puedan acogerse a la ayuda estatal, por lo que “quedarán grupos o personas que tendrá algún tipo de apoyo del Gobierno de Aragón con el IAI o alguna otra ayuda”. El objetivo es destinar a otras áreas sociales y a planificar itinerarios de inserción una parte de la partida del IAI que quede absorbida por el ingreso estatal.

No repetir errores de 2008

En el encuentro, presidido por el presidente Javier Lambán, han participado Coapema, Cermi, y la Plataforma del Tercer Sector. Entre sus principales reclamaciones, ha expuesto el presidente de Cermi Aragón, Luis Gonzaga, se encuentra “no recortar los derechos de las personas con discapacidad” y, principalmente, no repetir errores de 2008. “Es el colectivo con más paro en esta Comunidad y queremos mitigarlo. El trabajo nos da independencia y garantía de futuro. Queremos que sigan teniendo ese futuro”, ha expuesto.

Respecto a Coapema, tanto Lambán como la consejera del ramo, María Victoria Broto, han agradecido el apoyo y la responsabilidad de la entidad durante la pandemia y han analizado el trabajo realizado con los mayores de Aragón más allá de las residencias, atendiendo sus necesidades a través del Servicio de Ayudas a Domicilio así como los servicios sociales de las entidades locales; el seguimiento realizado por los 33 hogares de mayores de Aragón, que has estado pendientes de sus 125.000 socios y han podido atender sus necesidades o el teléfono del mayor que ha atendido más de 1.500 llamadas durante la pandemia.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies