Dimite Pilar Ventura tras las polémicas declaraciones por los EPI caseros

Durante su despedida, Ventura ha estado acompañada por el presidente de Aragón, Javier Lambán

“No puedo estar al frente de la Sanidad cuando los sindicatos y los colegios no me aceptan, y no quiero ser un estorbo”. Con estas palabras, la consejera Pilar Ventura ha presentado este martes su dimisión al frente del Departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón. Durante los últimos días, había sido el centro de la polémica entre los sanitarios de la Comunidad, que habían exigido su salida del Ejecutivo autonómico tras unas declaraciones sobre el uso de EPI caseros. El presidente, Javier Lambán, ha rechazado dar el nombre de su sustituto hasta pasados unos días.

La polémica surgió el pasado viernes, cuando, en su comparecencia en la Comisión del ramo en las Cortes, afirmó que el hecho de que los sanitarios tuvieran que fabricar sus propios EPI con material casero fue “un estímulo” por sentir que “estaban colaborando ante las dificultades del sistema sanitario”. Desde entonces, y pese a sus disculpas, organizaciones sindicales y profesionales de la Sanidad aragonesa demandaron su destitución inmediata.

En una rueda de prensa urgente y sin preguntas, Ventura ha priorizado “la salud de los aragoneses y que la sociedad tenga la posibilidad de una recuperación social y económica” sobre su cargo. “Desde luego que me equivoqué en mi expresión cuando he ofendido, pero jamás fue mi intención”, ha reiterado.

La ya exconsejera de Sanidad ha expuesto que el suministro de equipos de protección ha sido “muy complicado”, y por ello “he pedido perdón de forma sincera desde mi primera comparecencia”. “Hemos hecho todo lo que ha sido posible. He trabajado con absoluta dedicación y empeño, logrando evitar el colapso del sistema sanitario y conteniendo la transmisión de la enfermedad con el esfuerzo de todos los profesionales sanitarios”, ha señalado.

Asimismo, ha vuelto a insistir en el que el medio rural aragonés estaba preparado para pasar a la Fase 2 de la desescalada, como así lo solicitó al Gobierno central, que prefirió que la transición fuera “más pausada”. “Dentro de la crueldad de esta crisis, Aragón ha sacado sus fortalezas y hay un futuro esperanzador. No obstante, no puedo estar al frente de la Sanidad cuando los sindicatos y los colegios no me aceptan, y no quiero ser un estorbo”, ha afirmado.

Durante su despedida, Ventura ha estado acompañada por el presidente de Aragón, Javier Lambán, que ha asegurado hasta en tres ocasiones que él “jamás hubiera aceptado llegar a esta situación”, valorando su “impecable trabajo desde el día en que tomó posesión”. “Yo no la hubiera cesado jamás. Ha sido una decisión enteramente suya, que acrecienta su altura moral y ética”, ha añadido.

Con esta salida, Lambán confía en recuperar la normalidad y la calma en el trabajo diario y en la lucha contra el coronavirus. “Queremos tener un funcionamiento lo más eficiente posible, que a todos nos interesa. Quiero que las relaciones del Gobierno con los sindicatos y colegios de enfermeros y médicos sean estrechas. Quedan muchas etapas por superar”, ha concluido el presidente, que no ha permitido preguntas ni ha querido dar a conocer el nombre de su sustituto por respeto a Pilar Ventura.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies