Nuevos avances en una vacuna contra la tuberculosis en la que participa la UZ

Investigadores de la Universidad de Zaragoza que han participado en esta investigación

La vacuna contra la tuberculosis MTBVAC, en la que trabaja desde hace más de 20 años el grupo de Genética de Micobacterias de la Universidad de Zaragoza, protege frente a las principales cepas causantes de esta enfermedad en el mundo. La revista científica EBioMedicine -del grupo The Lancet- acaba de publicar este nuevo hallazgo, que abre perspectivas innovadoras para el uso en humanos de esta nueva vacuna y permite anticipar una óptima protección.

Una investigación desarrollada durante cinco años por científicos de la Universidad de Zaragoza y del Instituto Pasteur de París demuestra que la vacuna MTBVAC –que podría sustituir a la actual y centenaria vacuna BCG- protege frente a los linajes del bacilo de la tuberculosis más extendidos en Europa, Asia, África y América.

Al igual que no hay dos personas iguales, también podemos decir que no hay dos bacterias idénticas. Esto es lo que sucede con Mycobacterium tuberculosis, la bacteria causante de la tuberculosis en los humanos. De hecho, los análisis genéticos demuestran que existen hasta 7 familias (linajes) de esta bacteria, de los cuales los linajes 2, 3 y 4 son los que causan la mayor parte de infecciones por tuberculosis en el mundo.

Durante los experimentos de laboratorio, los investigadores usan habitualmente las llamadas “bacterias de referencia” que en el caso de M. tuberculosis corresponden al linaje 4. Estas bacterias de referencia permiten comparar experimentos que se realizan en España con los que se realizan en otro país, pero tienen la limitación de que no reflejan toda la diversidad existente de la bacteria patógena.

Durante los últimos 20 años, el grupo de Genética de Micobacterias de la Universidad de Zaragoza viene desarrollando MTBVAC, una vacuna viva atenuada frente a la tuberculosis. La vacuna, que se encuentra en pruebas clínicas, ha demostrado su eficacia en animales de laboratorio frente a M. tuberculosis pertenecientes al linaje 4.

En este estudio, dirigido por Jesús Gonzalo-Asensio, en el que ha trabajado Irene Pérez como primera autora, se demuestra que MTBVAC protege frente a los linajes 2, 3 y 4 de M. tuberculosis, que son los más extendidos por todo el mundo. Las pruebas clínicas con MTBVAC se han desarrollado en Suiza y Sudáfrica, donde predomina el linaje 4. El hallazgo de que MTBVAC protege además frente a los linajes 2 y 3 permite anticipar una buena protección de esta vacuna en diferentes países.

Además, dado que se trata de una vacuna viva, las características inherentes a la bacteria donde se realizan las manipulaciones genéticas pueden influir en su potencial como vacuna. MTBVAC fue construida en una bacteria perteneciente al linaje 4, durante un proceso que duró 8 años. En este trabajo hemos construido vacunas equivalentes a MTBVAC en los linajes 2 y 3 de M. tuberculosis en sólo 2 años.

Este tiempo récord ha sido posible gracias al conocimiento previo y al desarrollo de innovadoras herramientas genéticas. Durante los tres años siguientes estudiaron la eficacia y seguridad de estas vacunas en modelos animales. “Nuestros resultados muestran que MTBVAC, perteneciente al linaje 4 y actualmente en estudios clínicos desde 2012, es la más segura, incluso más que la actual vacuna contra la tuberculosis BCG. Además, las tres vacunas protegen a ratones frente a la infección con aislados de M. tuberculosis pertenecientes a los linajes 2, 3 y 4”, explica el investigador principal, Jesús Gonzalo-Asensio.

Estos datos abren perspectivas innovadoras para el uso de MTBVAC en humanos. “Podríamos utilizar un cóctel de las tres vacunas MTBVAC construidas en este trabajo para inmunizar universalmente a la población de forma global, de forma similar a lo que se hace con la vacuna viva contra la polio, y que está contribuyendo a erradicar esta enfermedad. Hasta donde sabemos, esta es la primera vez que se demuestra algo similar en el campo de las vacunas contra la tuberculosis”, señala Irene Pérez, primera autora del trabajo en el Grupo de Genética de Micobacterias de la Universidad de Zaragoza.

Los expertos indican que también se podrían plantear vacunar a determinadas poblaciones con la vacuna construida en el linaje más prevalente en esa región geográfica. Por ejemplo, en Asia y las regiones más orientales de Europa están emergiendo con fuerza aislados de M. tuberculosis “Beijing”, que pertenecen al linaje 2 y están caracterizados, entre otros, por su facilidad para desarrollar resistencia a antibióticos. Una posibilidad sería vacunar a estas poblaciones con MTBVAC construida en el linaje 2 para lograr una mejor protección frente a los aislados “Beijing” y además minimizar el riesgo de diseminación de resistencias a antibióticos.

La principal aplicación de este trabajo es que permite a sus autores anticipar y estar preparados para cualquier escenario del uso de MTBVAC en humanos.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies