El Gobierno de España prevé un déficit del 10,7% en 2020 y que la deuda se sitúe en el 115,5%

Rueda de prensa la vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, y la portavoz y ministra de Hacienda, María Jesús Montero

El Gobierno de España prevé que el déficit público suba del 2,82% en el que cerró 2019 hasta el 10,7% en 2020, y que la deuda pública alcance el 115,5%, frente al 95,5% a cierre del pasado ejercicio, como consecuencia del impacto económico de la crisis del coronavirus.

Así se refleja en el cuadro macroeconómico del plan presupuestario remitido este jueves por el Ejecutivo a la Comisión Europea que, marcado por la crisis generada por la pandemia de Covid-19, “ha cambiado por completo” las previsiones económicas, según señalaron en rueda de prensa la vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, y la portavoz y ministra de Hacienda, María Jesús Montero.

Este cuadro macroeconómico contempla una caída del 9,2% del PIB de España en 2020 y una recuperación del 6,8% en 2021, mientras que en lo que respecta a la tasa de paro prevé que aumente desde el 14,1% en el que cerró 2019 al 19% en 2020 y que en 2021 baje al 17,2%.

Así, la ministra de Hacienda ha detallado que la previsión es que el gasto público alcance el 51,5% del PIB, frente al 41,9% de 2019, y que los ingresos caigan un 5,3% respecto al pasado ejercicio. Sobre este segundo dato, Montero explicó que los ingresos pasarán de representar el 39,1% del PIB en 2019 a un 41,2% en 2020, pero que esto se debe a la gran contracción del PIB, ya que los ingresos caerán.

Durante la presentación de las previsiones fiscales, Montero ha afirmado que se trata de una “crisis inédita” que “va a impactar de lleno en la evolución de las cuentas públicas”. “Nos enfrentamos a una realidad complicada, sin precedentes”, señaló, para acto seguido indicar que se trata de unas “previsiones prudentes que no ocultan la difícil situación a la que nos enfrentamos”.

Así, ha apuntado a una importante caída de los ingresos por el retroceso del consumo y la actividad y un gran aumento del gasto público por la necesidad, resaltó, de hacer frente a la crisis sanitaria y también por la decisión del Gobierno de “proteger a las familias, trabajadores, pymes y autónomos” y el “compromiso” de “no dejar a nadie atrás” en esta crisis.

Estas estimaciones dejan desfasados los objetivos de estabilidad que habían quedado aprobados por Congreso y Senado a principios de marzo y que fijaban unos objetivos de déficit del 1,8% para 2020, 1,5% en 2021, 1,2% para 2022 y 0,9% en 2023. En lo que respecta a la deuda, los objetivos fijados a principios de marzo son del 94,6% sobre PIB para 2020, 93,4% en 2021, 91,7% en 2022 y 89,8% en 2023.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies