Binéfar ofrecerá las instalaciones necesarias para controlar el brote del matadero Litera Meat

Salud Pública ha realizado 742 pruebas, de las que el 24% han dado positivo. Foto: Ayuntamiento de Binéfar

El Ayuntamiento de Binéfar ha anunciado este domingo que pondrá a disposición del Departamento de Sanidad todas las instalaciones necesarias para frenar los contagios de la localidad, como establecimientos hoteleros, así como llevar un control y un seguimiento de los casos positivos surgidos a raíz del brote de coronavirus en el matadero Litera Meat de Pini. Por el momento, han dado positivo 178 trabajadores, un 24% de los 742 tests rápidos realizados a la plantilla.

Al encontrarse en una zona limítrofe entre comunidades, el 55% de los empleados que se han sometido a las pruebas reside en el territorio aragonés, mientras que el otro 45% lo hace en Cataluña. Ante esta situación, el Ayuntamiento delega en Salud Pública del Gobierno de Aragón las decisiones pertinentes al aislamiento. En este sentido, el presidente autonómico, Javier Lambán, ha confirmado que el Ejecutivo “va a tomar todas medidas a su alcance para asilar posibles contagios y dejar a salvo a los que no lo estén”.

“El Servicio Social Base de la Litera está haciendo el análisis de los positivos para que los confinamientos sean efectivos”, han indicado fuentes municipales, que han destacado la rapidez con la que se han gestado las pruebas. A este respecto, han indicado que Salud Pública organizó en menos de doce horas este operativo sanitario que contó con hasta 15 enfermeras de atención primaria de Barbastro.

Sin embargo, los sindicatos han denunciado la situación que viven los trabajadores. “Nos han alarmado las continuas y angustiosas peticiones de ayuda que estamos recibiendo de los trabajadores”, han informado desde CNT Huesca-Monzón, que recalcan cómo unos temen el contagio, otros el despido por contraer la enfermedad y algunos “ambas cosas”.

A pesar de que el Ayuntamiento ha especificado que reforzó la presencia de la Guardia Civil con dispositivos de la Policía Local, que dispersaron y organizaron la acumulación de personal formada durante las pruebas, CNT Huesca-Monzón ha denunciado que estas aglomeraciones “no son más que un ejemplo de las habituales maneras en las que se vienen desoyendo en Litera Meat las medidas de seguridad citadas por las autoridades sanitarias”.

Según han señalado, la concentración de trabajadores se ha vivido “a diario” en el comedor, las entradas y salidas de los turnos y los vestuarios. Por tanto, han considerado las medidas de protección de la empresa “ampliamente insuficientes”, al tiempo que han denunciado que los trabajadores que acceden a situación de Incapacidad Temporal son “sistemáticamente despedidos” por Litera Meat.

Un comportamiento que han calificado como “una notoria irresponsabilidad”, ya que, tal y como han apuntado, la plantilla acude a trabajar con síntomas “por miedo a perder el puesto de trabajo”, lo que contribuye a la propagación del virus. Desde CNT han solicitado a la empresa una evaluación de riesgos por los contagios y un protocolo de seguridad, pero todavía no han recibido una respuesta.

Por tanto, han recopilado información, imágenes y testimonios de los trabajadores y no han descartado “ponerlos en conocimiento Fiscalía por si de estos materiales pudiera desprenderse algún tipo de actuación delictiva”. De igual forma, han contactado con Inspección del Trabajo, a quienes han instado a paralizar los trabajos en el matadero hasta que se garantice la seguridad de los trabajadores.

No obstante, al ser remitidos a Salud Pública y de nuevo a Inspección de Trabajo, CNT Huesca-Monzón se ha planteado formalizar denuncia ante Inspección de Trabajo y ante Salud Pública, con el objetivo de instar a ambos órganos administrativos a proceder “de una manera más firme de la que lo están haciendo de oficio”.

A sus denuncias se ha sumado CGT Huesca, para quienes no resulta novedosa la polémica que rodea a la empresa, ya que, han afirmado, “su director Piero Pini cuenta con varios casos de corrupción que le llevaron a la cárcel a los pocos días de la inauguración del matadero”.

Sin embargo, han incidido en que el total de plantilla suma 1.600 trabajadores engtre las dos industrias cárnicas, “un porcentaje muy importante de población inmigrante y de localidades catalanas que puede dispersar los contagios”.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies