La DGA habilita un régimen de transporte extraordinario para trasladar a los trabajadores del campo

En el mes de mayo se han inscrito 19.00 trabajadores cuando el mismo periodo del año pasado lo habían hecho 20.000

La crisis del Covid-19 va a obligar al campo a enfrentarse a un escenario más complejo al que acostumbra. Son varios los frentes abiertos, pero, en Aragón, preocupa la supervivencia de la próxima campaña recogida de la fruta, para la que apenas hay hoy mano de obra por las restricciones sanitarias. Ante esta situación, el departamento de Agricultura ha decidido poner en marcha un Régimen de Transporte Extraordinario del que puedan beneficiarse los trabajadores del campo para trasladarse a las correspondientes explotaciones agrarias. Sin embargo, el consejero del ramo, Joaquín Olona, ha clarificado que la medida tan solo se hará efectiva para aquellos trabajadores que estén “ya contratados” y que sean residentes de municipios de menos de 5.000 habitantes que se encuentren a, al menos, 50 kilómetros de dicha explotación.

Según el consejero, esta actuación se ha determinado de acuerdo con las propias organizaciones de productores de frutas y hortalizas, con el objetivo de mejorar la configuración logística de los traslados, al mismo tiempo en que se hace un llamamiento a la población activa de esas zonas. La medida, tal y como ha asegurado el consejero Olona, quiere asimismo mostrarse como “una salida” o “una oportunidad” para que los trabajadores aragoneses puedan considerar la recogida de fruta como “una actividad más” igualmente “digna” a desempeñar en estos momentos en los que toca “asegurar” más que nunca la supervivencia del “modelo familiar de producción agroalimentaria”, que no es sino el “eslabón más débil” de la cadena, a pesar de que ser el sistema mayoritario en todo el mundo.

En cualquier caso, durante este tiempo, a los trabajadores del campo se les continuará exigiendo “que mantengan su residencia habitual”, ha aclarado Olona, precisamente para “minimizar las necesidades de alojamiento” adicionales y próximas a las explotaciones. En ese sentido, las restricciones decretadas por la autoridad sanitaria durante los traslados deberán seguirse a raja tabla, manteniendo, por tanto, la limitación de viajantes espacios dentro de los vehículos, las distancias de seguridad y resto de protocolos sanitarios.

Profesionalizar la agricultura e incorporar a la mujer al sector

Por otro lado, el consejero ha anunciado asimismo ante los medios de comunicación que el gobierno de Aragón persistirá en su empeño de insistir a España sobre la necesidad de adoptar cuanto antes una “solución definitiva” de cara a los huertos rurales, para que se levanten ya las restricciones para que la gente pueda ir a trabajarlos. Además, el gobierno ha sellado su compromiso para reformular ciertas cuestiones actualmente en vigor, para readaptar la agricultura a los nuevos tiempos.

De este modo tratarán de definirse los criterios de priorización para una aplicación más eficaz y eficiente de las políticas públicas en favor del modelo familiar agrario y de los bienes públicos asociados. También, se potenciará la figura del agricultor profesional en el marco del modelo familiar reduciendo la brecha de renta que sufre. Consolidar y mejorar la productividad y viabilidad económica de las explotaciones agrarias. Al mismo tiempo, se impulsará la mejora de la dimensión económica, la productividad y la competitividad de las explotaciones familiares agrarias, facilitando su operatividad y acceso a la tecnología, a los conocimientos y a los mercados.

Como aspectos esenciales, asimismo se fomentará la incorporación de la mujer al sector agrario, mientras se favoreve el relevo generacional o la integración ambiental de las explotaciones familiares agrarias. También se potenciará el papel de las Comunidades de Regantes en la creación y modernización de regadíos, habilitando nuevas herramientas de apoyo público.

Por otro lado, Aragón busca afrontar la dispersión y fragmentación de la propiedad de la tierra incorporando nuevos instrumentos de concentración parcelaria, de reordenación y de gestión de la propiedad en consonancia con el contexto ambiental y socioeconómico actual. También se planteará la configuración de un Banco de Tierras que permita concentrar en favor del modelo familiar el Patrimonio Agrario de la Comunidad Autónoma, facilitando las inversiones privadas sobre ese activo a medio y largo plazo y preservando, en todo caso, la propiedad pública del mismo. Finalmente, se planteará potenciar y adaptar la estructura cooperativa aragonesa como solución institucional preferente para facilitar el acceso competitivo del modelo familiar agrario a los mercados, a la tecnología y al conocimiento.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies