El Gobierno de España limita el paseo de los niños a acompañar a los padres a comprar

Las ministras Montero y Calviño, este martes en rueda de prensa | Foto: Pool Moncloa/Borja Puig

El Consejo de Ministros ha acordado autorizar que los niños de hasta 14 años puedan salir a la calle a partir del próximo lunes, coincidiendo con la nueva prórroga del estado de alarma, pero ha limitado sus desplazamientos a que acompañen a uno de los progenitores a realizar las actividades limitadas “que ya están autorizadas” por el decreto del estado de alarma desde mediados de marzo.

Así lo ha explicado la portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en la rueda de prensa posterior a la reunión del gabinete de Pedro Sánchez, que decidió solicitar otro alargamiento del estado de alarma con motivo de la pandemia por Covid-19 para mantener el confinamiento y el distanciamiento como medida preventiva para reducir los contagios.

Montero ha avanzado las líneas generales de la decisión adoptada en el Consejo de Ministros y precisó que los detalles serán publicados en los próximos días por los Ministerios de Sanidad y de Derechos Sociales, que dirigen respectivamente Salvador Illa y Pablo Iglesias, pues ellos van a elaborar “una guía” o “plan intuitivo” con todas las dudas que puedan tener los padres al respecto y las posibles “casuísticas”.

La portavoz del Ejecutivo ha precisado que esta autorización para salir a la calle junto a los padres sin “límite temporal” corresponde únicamente a los menores de hasta 14 años, pues el Gobierno entiende que los de 14 a 18 años ya tienen autonomía suficiente en la actualidad para poder salir a la calle a realizar algunas de las pocas actividades permitidas en el decreto de estado de alarma.

Sin concretar si los progenitores podrán salir a la calle acompañados de un único hijo o de varios, Montero ha puesto varios ejemplos de las actividades que a partir del lunes se permitirán a los menores. Entre ellas ha citado especialmente “salir a comprar”, ya sea ir al supermercado a adquirir alimentos, “ir a por el pan” o “ir a la farmacia”, así como acudir a “una entidad financiera” a realizar cualquier trámite.

Montero ha señalado que no ve peligro en que los niños acompañen a uno de sus padres a comprar a los supermercados porque “evidentemente están muy controlados” en estas semanas para que “no haya aglomeraciones y las distancias (entre personas) se puedan guardar”.

Además, ha expresado que desde el Ejecutivo están “seguros de que los padres controlarán” los movimientos de los menores para “que no vulneren la medida de seguridad” de un metro y medio de distancia recomendada respecto a cualquier otra persona.

Montero ha indicado expresamente que la medida no permite que los padres salgan a la calle con sus hijos simplemente a pasear, como sucede en otros países europeos o sí se permite en España para las mascotas, porque “se trata justamente de utilizar la forma habitual” que existe en estos momentos para salir a la calle de manera limitada para que los menores de edad acompañen a un adulto.

La ministra ha manifestado que esta medida no supone “ninguna contradicción” con lo que el presidente del Gobierno anunció el sábado en su comparecencia semanal por el Covid-19 y recalcó que está en línea con el “alivio” para los menores prometido por Sánchez y con “lo que figura en el decreto del estado de alarma”.

Ante las reiteradas preguntas de la prensa sobre la medida adoptada y la conveniencia de que los niños acompañen a comprar a supermercados, Montero ha descartado que los niños puedan salir con bicicletas o patines porque eso podría hacer a los padres “perder el control de la movilidad” de los hijos y ha pedido que “el sentido común nunca puede ser sustituido” por otras cuestiones.

Niños con mascarillas

También ha dado a entender que en la medida de lo posible conviene “mantener las medidas preventivas de higiene”, como la de vestir mascarilla y mantener una “distancia social que en el caso de los niños se hace especialmente importante” por su rapidez de movimientos y porque tienen “poca capacidad para entender las medidas” contra el coronavirus.

Por eso, ha pedido a los padres máxima atención para “que no exista despiste” y ha especificado que el adulto que acompañe a los menores al salir a la calle deberá ser el que conviva actualmente con ellos con el propósito de “no romper la cadena de transmisión” del virus, aunque se ha mostrado convencida de que tras mes y medio encerrados en casa existe una baja “probabilidad” de que los niños puedan contagiar a otros.

No obstante, ha reconocido que las mascarillas “son menos eficientes” en el caso de los más pequeños por tratarse de “un colectivo que respeta menos” las normas y que tiene tendencia a tocarse la cara con las manos y que, por lo tanto, pueden descolocarse la protección facial con frecuencia.

En su caso, ha admitido que es “bastante complicado” usar esta medida preventiva pero ha recomendado que “padres y madres no se preocupen porque en los próximos días” los ministros Illa e Iglesias aclararán todas las cuestiones en la guía mencionada.

Finalmente, ha anunciado que el Consejo de Ministros ha otorgado poderes al ministro de Sanidad para que durante las próximas semanas pueda “monitorizar” el efecto de esta medida y “dictar órdenes, instrucciones o guías sobre los desplazamientos permitidos”, incluso de forma diferenciada por comunidades o ciudades, lo que permitirá que “el proceso de desescalada puede ser distinto en cada territorio”.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies