Zaragoza pone a disposición de las personas sin hogar las duchas del pabellón de Santo Domingo

El consejero de Acción Social, Ángel Lorén, ha visitado este lunes las instalaciones

El Ayuntamiento de Zaragoza pone desde este lunes las duchas del pabellón de Santo Domingo a disposición de las personas sin hogar de la ciudad, con el objetivo de que puedan cumplir las medidas preventivas de higiene durante la actual crisis sanitaria. El servicio se complementa con cinco lavadoras, facilitadas por la fundación Alba, y se estima que dará cabida a entre 25 y 45 personas.

El servicio se prestará de lunes a viernes entre las 9.00 y las 12.00 horas, aunque desde el consistorio no descartan ampliarlo en función de la demanda. El consejero de Acción Social y Familia del Ayuntamiento de Zaragoza, Ángel Lorén, ha destacado también el corto periodo de tiempo en el que se ha podido poner en marcha esta iniciativa, a la par que ha agradecido a la federación de baloncesto el préstamo de las instalaciones, ya que es la entidad deportiva quien hace uso de ellas.

Según ha explicado el consejero, era una “necesidad” trasladada al Gobierno municipal por parte de las entidades sociales, pensada para aquellas personas que no están en el albergue, ya que la posibilidad del confinamiento, en palabras del consejero, “es una decisión que debe tomar cada una de las personas”.

El pabellón ya ha contado con algunos usuarios desde primera hora de esta mañana, y Lorén ha remarcado que el servicio se presta “con todas las medidas de seguridad y garantías de higiene”, ya que las instalaciones son limpiadas y desinfectadas después de cada uso. “Partíamos de un censo de personas sin hogar al inicio de la pandemia de unas 125 personas y se dio soporte desde el centro de Tenerías, que tiene una capacidad para cien personas, pero en principio no hay nadie que se haya quedado fuera de ese recurso”, ha precisado.

Esta iniciativa forma parte del paquete de medidas emprendidas por el área de Acción Social ya que, según Lorén, muchas de estas personas solían acudir al Albergue municipal, cuyos servicios solo pueden utilizarse ahora por las cien personas que permanecen confinadas en él. “Otras entidades sociales se encuentran en situaciones similares y algunas incluso han tenido que cesar su actividad por diferentes circunstancias”, ha señalado el consejero.

Por su parte, la fundación Alba abrirá su centro comunitario en el barrio de San Pablo para ofrecer sus cinco lavadoras y cinco secadoras a todas las personas que lo necesiten, de lunes a viernes en dos turnos, a las 10.00 y a las 11.45 horas, mientras que en el caso de las duchas se proporcionarán utensilios desechables, tales como toallas o cuchillas de afeitar.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies