Vicente Calatayud Maldonado / Catedrático Emérito. UNIZAR

Aunque se vistan de púrpura…

Vicente Calatayud

Entre la épica del coronado virus y la ley de libertinaje, perdón, libertad sexual, me han creado cierta confusión existencial que, en mi lejana juventud, resolvía ayudado por mi añorada maestra Dña. Soledad. Inteligente mujer que sabía educar en la escuela pública, con afecto, cariño, respeto y disciplina, indicándote en qué condiciones debías llegar a tu casa.

Haciendo zapping en una modernísima TV que me han regalado mis nietos, advertí que hablaban personas que rotulaban como presidente y miembros del Gobierno. ¡Qué cosas! Su forma de hablar sin pausas, chocantes tanto por los contenidos como gramaticalmente, pero sobre todo por sus gestos, bajo ningún concepto los hubiera aceptado mi maestra.

En la escuela pública, entonces, las reglas de urbanidad eran básicas, incluso para las poesías del mes de mayo. Estos voceros del Gobierno en ningún momento seguían el desarrollo conceptual de su idea (si es que la tenían): bla, bla, bla. Más detenidamente pude observar, percibir, más detalles. Estos, gracias a mis maestros de la Facultad de Medicina, que me enseñaron a hacer buenas historias clínicas; comprobando en sus caras rasgos, que definían a unos como coléricos, a otros como dóciles palomas de vuelo corto que picoteaban en falso, alardeando de ello. Cierta tensión palpebral, napias, con dilatadas coanas nasales, señal de fuerte respiración. Frecuente y desagradable parpadeo ocultando parte de los globos oculares. Al fruncir el ceño, la frente se cubría de trasversales surcos cutáneos irregulares.

No ha sido fácil encontrar con estos fenotipos algún signo o perfil de benignidad o de talento. Caracteres típicos de tibieza y terquedad; de carácter obstinado, penetrante, sin bondad, sin calor, de sumisión a la autoridad competente que premia. De fidelidad sin ternura, solo ceremonial, donde, aunque existan, jamás los vicios, las pasiones y las intrigas imprimirán la más mínima huella en su semblante. No importa cuántas veces modifiquen su apariencia, siempre mantendrán su misma esencia.

Erasmo de Rótterdam en su gran obra “Elogio de la locura”, dedicada a Tomás Moro, afirma: “Si, por casualidad, alguna persona quisiese ser tenida por sabia, sin demostrarlo, solo conseguiría ser doblemente necia…”. Ciertamente, duplicará su defecto aquel que en contra de la naturaleza desvíe su ideología y plagie el aspecto de su aptitud… del mismo modo que, conforme al proverbio griego, “aunque la mona se vista de púrpura, mona se queda”.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies